Ocio y Cultura
Gustavo González en 'Sálvame' de Telecinco. TV

Kiko Hernández ha revolucionado el plató de 'Sálvame' cuando ha pedido el 'pulpillo' para anunciar una 'bomba'.

Una conversación con María Lapiedra y tres azafatas le ha dejado "con la boca abierta".

Una boda, la animadversión de Gustavo hacia él y las confesiones de María han provocado que Gustavo explote: "'¡Dejadme en paz!"

Parecía una romántica tarde para Gustavo y María después de sus carantoñas en la nieve, pero una 'boooooooomba' de Kiko Hernández ha revolucionado el plató.

"No os vais a creer lo que acaba de pasar en publicidad. Estoy aún con la boca abierta con la noticia que tengo y que afecta a dos de nuestros colaboradores" -comenzaba Kiko para que unos minutos después se subiera al pulpillo y la tarde diera un giro de 180 grados.

"María Lapiedra nos ha contado a tres azafatas y a mi que ¡Gustavo y ella se casan en septiembre de 2018!".

Gustavo se ha quedado perplejo negando con la cabeza sin entender absolutamente nada. Una perplejidad y calma que se ha ido transformando en disgusto y mosqueo.

CUMPLEAÑOS Y ENTREVISTA

Gustavo González acudía al cumpleaños de Kike Calleja, al igual que Belén Esteban, aunque él no iba acompañado de María Lapiedra pero ha hablado de ella y de la relación que mantienen en estos momentos.

Parece que la colaboradora de Cazamariposas habría vuelto a Barcelona para poder estar con sus hijas, Gustavo por su parte nos ha hablado del carné de conducir que se ha sacado María.

CHANCE: ¿No viene María a acompañarte?

Gustavo González: No, se ha ido a Barcelona con sus hijas.

CH: ¿Y el carnet, se examinaba hoy?

G.G: Se ha examinado y pufff, creo que ha salido en Cazamariposas que ha aprobado, así que enhorabuena.

CH: ¿Te vas a fiar para ir de copiloto?

G.G: Ehhh, yo... Quien tiene que estar de copiloto son sus hijas. Ella quería ser independiente, quería tener el carné para poder llevar a sus hijas al colegio y ser autosuficiente y no depender de nadie, tampoco de mí, por supuesto.

CH: Parece que habéis dado un subidón después del bajón que distéis y estáis mejor que antes

G.G: Yo creo que todos tenemos que buscar nuestra felicidad y nuestra tranquilidad y creo que nadie es imprescindible. Bueno sí, nuestros hijos son imprescindibles respectivamente, sus hijas para ella y mis hijos para mí...

CH: ¿Cómo que nadie es imprescindible, a qué te refieres?

G.G: No, que quiero decir que bueno, que eso...

CH: Pero en la pareja y el amor no, ¿no?. Es que ya no sabemos qué interpretar...

G.G: Yo estoy saliendo de una situación y bueno, quiero estar tranquilo, quiero poner orden en mi vida. Fíjate que soy pesado, que me dicen orden, orden, tranquilidad, pues eso es lo que quiero.

CH: ¿Estás ahora tranquilo?

G.G: No estoy tranquilo del todo porque pienso mucho en mis hijos.

CH: ¿Y ellos como están?

G.G: Yo es que de mis hijos hablo poco. Lo que quiero es que estén muy bien, evidentemente y quiero hacer lo posible o imposible para que estén mejor aún...

CH: ¿Descartamos boda, que aseguró Kiko Hernández?

G.G: Son... sabemos cómo es el programa Sálvame, que a mí me encanta, participo en ese programa y creo que si hay informaciones las tienes que defender, pero yo lo dije el otro día, yo tengo que solucionar mi vida y no tengo la cabeza en una boda. Lógicamente tengo que solucionar mi vida y lo que tenga que venir que venga, pero desde luego bodas es algo muy remoto. cuando tienes una relación con alguien lo normal es que la quieras formalizar de alguna manera, pero bueno... es todo muy remoto...

CH: ¿Pero a ti te gustaría?

G.G: Buffff... yo la primera vez que me casé estuve a punto de casarme por poderes, entonces... sinceramente no tendría ningún problema en casarme si se dan las circunstancias, pero insisto, es que... puffff, no es que me haga gracia, es que... es que es todo muy remoto, de verdad, es todo muy complicado.

CH: Bueno, os deseamos que siga bien la cosa, que podáis vivir vuestra historia.

G.G: Bueno, yo creo que la historia de cada uno la tenemos que vivir e insisto, cada uno con sus hijos, con nuestros amigos, con la gente que queremos y si nuestros caminos se cruzan, bien y sino pues nada...

CH: Pero Gustavo, vuestra vida ya está más o menos junta ¿o no?

G.G: ¿Sí? CH: Se os ve en las redes y todo...

G.G: Bueno bueno... vamos a ver, vamos a dar tiempo al tiempo.

Parece que Gustavo González no tiene nada claro respecto a su relación con María Lapiedra, no sabe qué va a hacer y parece que ella tampoco, por lo pronto han puesto tierra de por medio para disfrutar cada uno de lo que más les importa, que son sus hijos.