Ocio y Cultura
La Reina Letizia, Alonso Guerrero y Carmen Astero. IF
Aunque pasar de la segunda página de sus libros suele ser un calvario, su cultura y su riqueza de vocabulario están muy por encima de lo común

Lo primero y más evidente de Alfonso Guerro es que es más pesado que el plomo (La peor pesadilla de la Reina Letizia y la Casa Real toma cuerpo en forma de libro y exmarido).

Hay más cosas, incluida alguna que en otro país y en otro contexto le podía haber salido carísima. Entre ellas, que el profesor tenía diez años más que su alumna Letizia cuando se ennovió con ella.

Acaba de públicar un libro titualado 'El amor de Penny Robinson', bastante escaso de datos por cierto, donde en forma novelada y por 12 euros relata la peripecia. Y para venderlo, al alimón con el ex ministro Pimentel que es el editor, lo que están haciendo sin decir nombres es atizar el morbo (¿Sabes qué ex ministro del PP está detrás del lanzamiento del libro del ex marido de Letizia?).

Ignoramos que basa en el morbo de saber qué intimidades, a poder ser de alcoba, puede contar este caballero sedudo a la alumna de 17 años del Ramiro de Maeztu, el instituto donde enseñaba. La sedujo, fue su novio y se casó con ella en en un salón de bodas de Extremadura, de Almendralejo

Sobre el personaje, que sedujo a la alumna de 17 años del Instituto Ramiro de Maeztu y se casó con ella en un salón de bodas de Almendralejo, ha recogido Silvia Armesto en 'Informalia' una decena de detalles que la mayor parte de la gente ignora:

  • 1. Cuando estudiaba filosofía y letras en la Universidad de Cáceres le gustaba disfrutar de la marcha nocturna de la ciudad. Se apuntaba a todas las juergas y no tenía hora para volver a casa. Con el tiempo se volvió mucho más serio, reservado y hogareño.
  • 2. Mantiene un precioso y fortísimo acento extremeño que se refuerza y aflora cada vez que viaja a su tierra. Nació en Mérida en 1962 (diez años mayor que la estudiante a la que sedujo).
  • 3. Sigue teniendo casa en Alcalá de Henares, aunque se separó de su pareja, la profesora de matemáticas con quien había rehecho su vida tras su ruptura con la Reina. Casi nadie lo sabe, pero cuando abandonó el Instituto donde ambos daban clase para impartir la asignatura de literatura en el Beatriz Galindo de Madrid, la relación de pareja se rompió.
  • 4. La mujer que sucedió a Letizia en el corazón de Alonso Guerrero es delgada y de facciones angulosas como ella, aunque con más curvas. Es rubia y tiene unos cuarenta y cinco años. Su nombre es Carmen Astero, es profesora y sus alumnos la adoran.
  • 5. Alonso Guerrero probablemente lo ignora, pero en Alcalá de Henares algunos de sus alumnos le pusieron un mote similar al de uno de los personajes de Juego de Tronos, pero mucho más salvaje: el  f….reinas, algo premonitorio, habida cuenta de que Letizia era solo princesa por aquel entonces. También le llamaban El Letizio.
  • 6. Su libro El hombre abreviado, un tostón escrito cuando estaba casado con Letizia, se consideró premonitorio de su separación. Su personaje, Lorenzo Gutemberg, era abandonado por una mujer tan bella como ambiciosa, María. Esa mujer le espeta en el bufete de abogados donde van a firmar el divorcio esta frase: "No puedo consentir que me ames. Ni siquiera tú puedes permitírtelo y lo sabes" Corrió la leyenda, falsa, de que algunos funcionarios con aspiraciones cortesanas, hicieron desaparecer sus libros de las estanterías de las bibliotecas.
  • 7. Coincidió con su ex en público en el año 2010, cuando Letizia ya estaba casada. La entonces princesa fue la invitada de honor a los actos de celebración del 70 aniversario del Instituto Ramiro de Maeztu, donde estudió segundo y tercero de BUP. Allí conoció a Alonso Guerrero, profesor de literatura por aquel entonces.  En aquella ocasión la princesa de Asturias no salió de la segunda planta, donde un batallón de señoras de la limpieza trabajaron durante semanas para embellecer la zona ante  la visita de Letizia y Esperanza Aguirre, para borrar todas las pintadas o grafitis que decoraban las paredes, algunas con inusitada maldad. La entonces princesa no se movió del lugar estipulado por los servicios de protocolo para su visita. No hubo sorpresas pero sí hubo quien casi sufre una taquicardia pensando en lo que podría haber ocurrido si hubiera decidido bajar a la planta inferior. No solo se hubiera topado con la cruda realidad, un edificio que necesitaba urgentemente una mano de pintura, si no a su señor ex marido charlando con otros compañeros. Letizia se limitó a caminar por encima de Alonso Guerrero durante todo el acto.
  • 8. Tiene mano ancha con sus alumnos. Sería capaz de aprobarlos a todos con tal de que leyeran. Su mayor obsesión es transmitirles el amor por la lectura. ¡Bravo!
  • 9. Aunque pasar de la segunda página de sus libros suele ser un calvario, su cultura y su riqueza de vocabulario están muy por encima de lo común, incluso para un profesor de literatura. Su prosa es muy barrroca y usa y abusa de las subordinadas. Hasta sus bromas son gongorinas y algo rebuscadas. "Sois más pesados que un collar de extintores", dijo en una ocasión a sus alumnos.
  • 10. No padece el temor tan común entre los escritores al llamado folio en blanco. Es constante en su ritmo de trabajo, y escribe a un ritmo ligero, bastante más deprisa que otros literatos. Le sobra práctica. Fue un Mozart de la literatura en versión pacense. Empezó a escribir con solo ocho años. Y aunque no es prolífico publicando, no ha dejado de hacerlo desde entonces.