Ocio y Cultura

Don Felipe y doña Letizia visitaban hace unos meses por primera vez Canarias como Monarcas, y entre sus muchos compromisos, acudieron a las sedes del Centro de Cooperación con África de Cruz Roja Española y del Programa Mundial de Alimentos, situado en el Puerto de la Luz y de Las Palmas.

Hasta aquí todo normal, una visita más en sus apretadas agendas. Pero no sabemos si por el calor que hace en Canarias, o el estar todo el día de aquí para allá con el sol en el cogote, hizo que durante la visita a la reina le entrara un picorcillo en sus partes más íntimas y solemnes, que se alivió como todo hijo de vecino: con una buena arrascada.

Que síii, que las reinas no hacen esas cosas, pero cuando pica, pica, y no hay otra que arrascarse, aunque sólo sea un poquito y disimulando.