Ocio y Cultura
Antonio David contra Rocío Carrasco. PD

El juzgado de Alcobendas no le ha dado toda la razón, y está que echa chispas y con todos sus planes por el suelo. Así, lo ha comunicado la periodista Mónica Vergara en el programa Las Mañanas de La Uno de TVE, quien ha informado que el juzgado de Alcobendas no ha aceptado todo lo pedido por la hija de la fallecida Rocío Jurado.

Han pasado casi 20 años desde que la hija la tonadillera Rocío Jurado y el boxeador Pedro Carrasco, se separara de Antonio David Flores y todavía siguen unidos, por llamarlo de alguna manera, como si del cordón umbilical se tratara. Una amor polémico por su juventud, con boda y niña de por medio, pero estaban enamorados y no dudaron en luchar por su relación y en demostrar a mamá Jurado que lo suyo era serio.

Según informa 'EsDiario', tras dos hijos en común y después de cuatro años de relación (1996-1999) la pareja rompía en 1999 -con problemas ya desde antes- pero lo que nadie se imaginaría es que 20 años después seguirían los litigios entre ellos. El divorcio llegaría en el año 2000.

A día de hoy la situación es que Rocío Carrasco ha querido permanecer en un discreto segundo plano de la opinión pública, que no mantiene contacto con su familia materna, que no se habla con sus hijos que han decidido a irse a vivir con su padre, Antonio David, y que mantiene un difícil caso judicial con su ex.

Desde que falleciera su madre aquel 1 de junio de 2006, decidió no formar parte del panorama del corazón, a excepción de contadas ocasiones en las que se le ha visto cerca de su segunda familia de adopción, las Campos, con las que guarda una estrechísima relación de lo más fraternal, y cuando ha participado en el programa que tuvo en antena Mediaset, Hable con ellas.

Una vida muy discreta -junto a su marido el ahora abogado Fidel Albiac en el que encontró su paño de lágrimas- si no hubiera sido por aquella decisión de sus hijos de irse a vivir con el que fuera guardia civil que hizo que se convirtiera en mesa camilla de las tertulias televisivas y de los medios que forman parte del cuore.

Llegaron las entrevistas por parte de los protagonistas, Antonio David y su mujer Olga Moreno, contando lo que habían vivido ellos y, por ende, esos niños. Con lo que supone vivir sin mamá, Rocío Flores Carrasco y cuando creció David Flores quisieron ir con su progenitor. Las reacciones no se hicieron esperar.

Rocío Carrasco, muy celosa de su intimidad, decidía ir al juzgado a pedir medidas cautelares para que nada se pudiera saber por formar parte de su intimidad y denunciando que había sufrido violencia de género por parte de Antonio David.

Tal es el caso que el susodicho, antaño colaborador de Telecinco, veía justo el pasado mes de marzo del 2017 como se enfrentaba a una demanda admitida a trámite (que se remonta al año 2002) de malos tratos y lesiones psicológicas con una pena de por medio de cinco años. Un juzgado de Violencia sobre la Mujer consideraba que existían "indicios razonables de criminalidad". Esto sumía a Antonio David en una profunda depresión y le relegaba del programa en el que colaboraba Mujeres y hombres y viceversa.

Ahora llegan noticias de que hay nuevos cambios y es que el juzgado de Alcobendas no ha aceptado todo lo pedido por la hija de la fallecida Rocío Jurado.

A Raquel Mosquera le espera una feroz demanda de Rocío Carrasco cuando vuelva de la isla