Ocio y Cultura
García Albiol, Vargas Llosa y Josep Borrell. CT

"Todos los pueblos viven momentos en los que son barridos por la pasión. La pasión puede ser destructiva y feroz cuando la mueven el fanatismo y el racismo", ha empezado el escritor Mario Vargas Llosa su discurso al fin de la manifestación por la Constitución y la unidad de España que ha tenido este 8 de octubre de 2017 en las calles de Barcelona.

El autor de La ciudad y los perros ha reivindicado que España es un país moderno y democrático, y ha rechazado que una "conjura independentista lo reduzca a un país tercermundista".

"El nacionalismo ha llenado la historia del mundo, de Europa y de España, de guerra, sangre y cadáveres. Desde hace algún tiempo, lleva causando estragos en Cataluña. Para eso estamos aquí, para pararlo, para eso han salido miles y miles de catalanes de sus casas".

"Son catalanes que no consideran al otro un enemigo, que no destruyen al otro, catalanes que creen en la democracia, la libertad, el estado de Derecho, la Constitución".

"Además de catalanes hay aquí miles de hombres y mujeres venidos de todos los rincones de España, a decirles a los amigos catalanes que no están solos, estamos con ellos".

"No queremos que se vayan los bancos"

"No queremos que los bancos y las empresas se vayan de Cataluña; queremos que los capitales vuelvan a Cataluña para ser la locomotora económica de España, y ser la capital cultural de España, como era cuando yo vine a vivir aquí, los últimos años de la dictadura franquista", ha subrayado el autor de La fiesta del Chivo

"Los demás españoles venían a Cataluña al final de la dictadura porque los aires eran ya los de la democracia y los de Europa".

"España es una tierra de libertad y de legalidad, eso el independentismo no lo va a destruir".

"Los ciudadanos pacíficos que creemos en la convivencia y en la libertad vamos a demostrar a esa minoría de independentistas que España es un país moderno, con una democracia, y no vamos a renunciar a ella por una conjura que quiere reducirlo a país tercermundista".

Según el ganador del premio Nobel, la manifestación ha desbordado todos los cálculos de los organizadores y es una "demostración hermosa".

Tremenda bronca a Pablo Iglesias en la estación barcelonesa del AVE