Ocio y Cultura
Boris Izaguirre. PD
Tras su faceta de showman y su carisma personal se esconde un hombre muy interesado por la política y la cultura, escritor por vocación, con siete novelas en su haber y cuatro libros de ensayo

Boris Izaguirre es una caja de sopresas.

El venezolano es uno de esos personajes que sorprende. Tras su faceta de showman y su carisma personal se esconde un hombre muy interesado por la política y la cultura, escritor por vocación, con siete novelas en su haber y cuatro libros de ensayo, y, en definitiva, un intelectual capaz de participar en un debate con lo más granado de la sociedad, así como bajarse los pantalones en un programa de entretenimiento.

Desde que apareciese en Crónicas Marcianas, el programa que le impulsó hacia el estrellato, el también guionista de telenovelas ha sabido mantener su caché en alza. Boris Rodolfo Izaguirre Lobo se ha ganado el respeto del público y ha conseguido mantener una gran reputación a través de la naturalidad que tanto le caracteriza.

Pese a su gran exposición pública, hay muchos detalles de su vida que son casi inéditos. El primero y más importante es que está felizmente casado.

En 2006 se dio el 'sí, quiero' con el escaparatista Ruben Nogueira, a quien conoció allá por el año 1992. Ambos mantienen una relación de dos décadas en la que han sabido complementarse perfectamente. Uno de los rasgos que ha definido a esta pareja es su discreción.

De hecho, la ceremonia de su boda, celebrada en Barcelona, fue de lo más tradicional y reservada. Otro de los aspectos desconocidos del escritor tiene que ver con su dislexia. Desde pequeño ha confundido los nombres y ha alterado el orden de las letras. Boris trató el problema con el apoyo de su familia, a quienes está muy unido, y finalmente pudo convertirse en un gran profesional.

Un momento de sábado para desear un feliz lunes! #westpalmbeachistheanswer! pic by the great Frank love, boris

Una publicación compartida de borisizaguirre (@borisizaguirre) el 10 de Abr de 2017 a la(s) 5:03 PDT

Aunque él continúa asegurando que escribe fatal, su constancia y esfuerzo han hecho que en la actualidad haya publicado más de diez libros. Boris también posee un lado místico, desvelado sobre todo a raíz de su visita al programa Más allá de la vida, donde la médium Anne Germain contactaba con los seres del otro mundo.

Allí, Boris experimentó en primera persona cómo Germain sentía la presencia de la niñera que tuvo durante su infancia, Victoria, quien murió ahogada de un enfisema pulmonar y de la que no pudo despedirse. El venezolano afirmó que notaba su presencia.

Una de sus mayores aficiones es viajar. A Izaguirre le encanta eso de andar de allá para acá, descubriendo mundo y viviendo nuevas experiencias. Sin embargo, hay algo que no le agrada mucho, y es preparar las maletas.

Siempre acaba haciéndolas en el último momento y, como es natural, se suele olvidar de cosas. Para ello sigue el consejo que le dio su amiga Paulina Rubio:

"Lo que te olvides, cómpratelo nuevo".

Quienes le conocen desde sus comienzos aseguran que por él no pasa el tiempo. Y es que siempre ha estado muy preocupado por su imagen.

A falta de uno, Boris tiene varios entrenadores personales con los que intenta mantener su figura lo mejor posible. Sus coachs alaban el gran gusto que tiene por la moda. Tiene dos lados, el masculino y el femenino.

Togetherness! Inseparables! Moving on Together! Love! Love, boris

Una publicación compartida de borisizaguirre (@borisizaguirre) el 4 de Sep de 2017 a la(s) 1:35 PDT

Tal y como él mismo ha llegado a afirmar, el primero sale a la luz cuando compra aparatos tecnológicos, de los que siempre va a la última, mientras que el segundo lo saca bailando en las fiestas.

En lo que respecta a su patrimonio, tiene varias viviendas en Madrid. Boris y su marido poseen una casa en el barrio de Salamanca, donde este miércoles será entrevistado por Bertín Osborne.

Se trata de un gran apartamento que cuenta con todas las comodidades: tres dormitorios, salón, vestíbulo, dos cuartos de baño, cocina con despensa, un aseo y además, un dormitorio para el servicio.

No obstante, Boris y su marido solo residen ahí cuando viajan a Madrid, ya que el resto del año viven en Estados Unidos. No es el único inmueble que poseen. Su esposo tiene otro apartamento más pequeño en la capital, ubicado en el barrio de Justicia.

Boris Izaguirre, autor de 'Un jardín al norte'.