Ocio y Cultura
Amor, novios, boda, matrimonio. PD

En 2016 los matrimonios crecieron un 2% respecto al año anterior, celebrándose un total de 172.243 bodas. Y este 2017 se espera que sigan creciendo.

Pero cuando una pareja se decide a dar este paso, muchas veces nace la pregunta: ¿cuánto va a costar? Como todo, depende. Mientras que el coste de una boda puede llegar a superar los 40.000 euros para algunos bolsillos, lo cierto es que la media de gasto se sitúa en los 18.000 euros.

Según un estudio realizado por ZIWO, Zankyou International Wedding Observatory, los españoles destinan el mayor porcentaje del presupuesto al lugar de celebración y el catering (65%), seguido del vestido de novia (21%) y la fotografía (10%).

Para evitar caer en el derroche es importante tener una buena planificación y una visión general desde el principio.

«Comparar precios y saber utilizar las herramientas de ahorro a nuestro alcance es clave para abaratar costes sin tener que renunciar por ello al mejor servicio» aconseja Fernandez-Riba, cofundador de Zankyou Weddings.

Algunos trucos para ahorrar es hacer un listado de elementos imprescindibles para la boda, hacer uso de las ofertas, servicios de alquiler y o incluso practicar el «DIY» (hazlo tu mismo), entre otros.

La alta demanda puede llevar a encarecer los precios de los proveedores y por ello los expertos recomiendan algunos trucos para ahorrar como reducir el número de comensales, recoge la aplicación Zankyou.

Priorizar los invitados es importante para no acabar teniendo una boda de 320 invitados en los que la mitad de los invitados son «por compromiso».

Casarse en otoño-invierno también ayuda: cada vez están más de moda estas temporadas pero todavía siguen teniendo menos demanda que los meses de verano y por ello los precios son más baratos.

También se puede alquilar el vestido de novia: gastarse más de 1.000 euros en un traje de un sólo uso puede ser un gasto innecesario y muchas novias optan por el alquiler o comprar un vestido de segunda mano y modificarlo a su gusto.

Otra de las opciones, cada vez más frecuente, es utilizar los regalos de la lista de boda para costear los gastos: destinar parte de los regalos de los invitados para costear la boda puede ser una buena solución.

Calcular el total de regalos puede ayudar a estimar una aproximación de cuánto dinero se dispone para gastar en la boda.

Las invitaciones online son una buena opción para abaratar los costes: crear una invitación online puede ahorrar el coste tanto de diseño como de impresión de la papelería.

Contar con la ayuda de un profesional para ser asesorados puede ser la mejor opción para ahorrar y organizar una boda a medida sin llegar a dejarse una fortuna. Un Wedding planner o utilizar portales especializados o Apps de boda son las opciones más recomendadas.