Ocio y Cultura
El secuestrador Lukasz Pawel Herba. PI
La subasta en internet corrió en paralelo a la exigencia al agente de la modelo y a su familia de que le pagaran los 300.000 euros en bitcoins

Acongojante. Una prueba más de lo perversa, tarada y miserable que puede ser la condición humana.

Un tipo de 30 años ha sido detenido este 5 de agosto de 2017 en Milán (Italia) por drogar y raptar a una modelo británica a la que intentó vender en subasta a través de internet, a la que vez que exigía la familia de la chuca un rescate de 300.000 euros en bitcoins.

La víctima, cuya identidad no ha sido revelada, fue secuestrada cuando acudió a una sesión de fotos falsa convocada el pasado 11 de julio de 2017 en la estación central de Milán.

Tras pasar seis días atada al mueble de una habitación, el secuestrador la puso en libertad frente al consulado británico de la ciudad.

La modelo ha contado a la policía que su captor le dijo que la liberaba porque se había enterado de que tenía un hijo. El Ministerio de Exteriores del Reino Unido está prestando asistencia a la desventurada.

Las autoridades de Italia, Reino Unido y Polonia están investigando este caso por el que ha sido detenido Lukasz Pawel Herba, de nacionalidad polaca. Según su relato, drogaron a la modelo con una inyección de ketamina.

Después, junto con un cómplice, la habrían desnudado, fotografiado y maniatado y la transportaron en el maletero de un coche desde Milán a una casa de campo situada en la localidad de Borgial, en la región del Piamonte (noroeste).

Los investigadores no han podido determinar si Herba intentó realmente vender a su víctima en una subasta de internet, o si se trataba de una amenaza para obtener que el agente de la modelo o su familia le pagaran los 300.000 euros en bitcoins.

Según la policía nadie participó en la subasta y es imposible saber con certeza que el sospechoso disponía de contactos necesarios para organizar una operación de ese tipo o si se trata de una explicación inverosímil.

"Lo que es seguro es que se trata de un hombre muy peligroso que drogó a su víctima apenas fue secuestrada y que la puso en un gran bolso de viaje en el baúl de un coche".

El 17 de julio Herba dejó a la mujer en Milán cerca del consulado británico, y luego fue detenido.

Le dijo que la soltaba porque tenía un niño menor y que esos secuestros estaban prohibidos por "la Muerte Negra", una red clandestina que actúa en internet de la que asegura forma parte.

Tras la detención del secuestrador, los investigadores han detectado diversas subastas en línea en las que supuestamente se vendía a jóvenes secuestradas, en las que se incluía una descripción de la víctima y un precio.

La policía no ha aclarado todavía si se trata de secuestros reales o si el sospechoso inventó a esas víctimas para tratar de cobrar su venta o su rescate.