Ocio y Cultura
Ramo de rosas Pixabay

Se acerca San Valentín y puede que a más de uno le parezca un "topicazo" comprar rosas. Respetando todas las opiniones, vamos a intentar que, con un poco de información y una buena dosis de ilusión, este día se convierta en un manifiesto de buenos sentimientos, entre otros el amor.

Para ello es indispensable que nos despojemos de todas las ideas preconcebidas y que prestemos buena atención a lo que nos vienen a narrar las eternas y bellas Rosas.

Porque, queramos o no, sin ellas este día no sería lo mismo. ¿O es que sería igual el día de Reyes sin un delicioso roscón?

¿Por qué hay que regalar Rosas rojas en San Valentín?

Para contestar a esta pregunta debemos "escuchar" lo que, con su particular y fascinante lenguaje, nos cuentan las flores.

Éste se remonta a la época victoriana, en la que se regalaban diferentes variedades para expresar otros tantos mensajes secretos o codificados.

Hoy en día, aunque no seamos conscientes de ello, cuando regalamos una flor seguimos transmitiendo un mensaje concreto que va implícito en ella. Y no es que tengamos que eludir a las filas enemigas, tan sólo es que tenemos mucho que decir y, a veces, nos cuesta hacerlo.

Las flores a domicilio nos ofrecen su ayuda para que, aunque seamos parcos en palabras, expresemos muchos y variados sentimientos, ya sean los más humanos o los más divinos.

La Rosa no podía ser menos y, en sí misma, es capaz de expresar dulzura, amistad, pureza, amor. Pero hay que estar atentos porque no es lo mismo regalar, por ejemplo, una Rosa roja, una amarilla o una blanca.

La Rosa roja es, incuestionablemente, la reina de la pasión y del amor. También es la mejor aliada para manifestar la intención de enamorar, de conquistar. Por eso, nos pongamos como nos pongamos, lo consideremos o no un "topicazo", no hay ninguna otra flor que sea tan apropiada para que, al menos por un día, seamos el mejor de los Cupidos.

Pero si, sencillamente, queremos expresar admiración o respeto, también la Rosa roja es la flor perfecta. Ósea, que no hace falta esperar a "estar muertos de amor" para obsequiar uno, tres o trescientos ejemplares de esta variedad floral. Basta con tener tan fantásticos sentimientos y quererlos transmitir.

¿Cuántas Rosas se deben regalar?

Tan importante como elegir convenientemente el color, lo es acertar con el número de Rosas que regalamos ya que el mensaje que transmitiremos también cambiará. Veamos algunos ejemplos:

  • Siete Rosas: expresan que estamos enamorados
  • Doce Rosas: simbolizan que queremos que la otra persona sea siempre nuestra compañera
  • Trece Rosas: hablan de amistad eterna
  • Quince Rosas: nos ayuda a pedir perdón
  • Veinte Rosas: manifiestan sinceridad
  • Veinticinco Rosas: quieren felicitar
  • Cincuenta Rosas: representan el amor incondicional

Dejémonos llevar por el misterioso y fantástico mensaje que nos susurran las Rosas. Dejémonos llevar por la ilusión de decir "te quiero" aunque caigamos, por unas horas, en un encantador "topicazo".