Ocio y Cultura
Globos Pixabay

La boda suele ser uno de los acontecimientos más importantes en la vida de una pareja. La organización es por lo habitual lenta y conlleva muchos detalles a valorar. En ocasiones, las parejas padecen mucho estrés durante los meses previos, pues se encuentran con que tienen que tomar muchas decisiones en muy poco tiempo.

En función de la boda, se tendrá una serie de requisitos distintos pero, sin importar la temática, la organización conlleva más de un año si se quiere realizar con tranquilidad, puesto que existen muchos detalles a valorar y cada cual debe hacerse en la fecha oportuna, ni antes ni después.

Otra de las opciones que muchos novios escogen para no estresarse es la de contratar a una organizadora de eventos, pues dentro de sus servicios se encuentran la organización y gestión del evento, la toma de decisiones complejas y, además, el de complacer a los novios en sus requisitos.

A menos que uno de los miembros se haya casado con anterioridad, lo habitual es que ninguno de ellos conozca cuáles son los pasos a seguir y a qué situación o decisión deben darle prioridad. Puede llegar a ser todo muy confuso, pues nunca se sabe por dónde empezar. Por eso, en este artículo se expondrán los puntos que se deben tener en cuenta para organizar la boda ideal.

¿Cómo organizar una boda?

Una vez que se ha decidido y se ha dado el paso más importante, que es el compromiso, llega el momento de sentarse a pensar y a evaluar cuáles son los requisitos más importantes de una boda y cómo se quiere que sea.
Para comenzar, hay que elaborar un calendario sobre las decisiones que se tomarán y en qué fechas. Hacerlo en el tiempo correcto es lo más importante.

Elegir el modelo de boda (12 meses antes del enlace)
Hay maneras infinitas de celebrar una boda, pero es una decisión muy íntima de los novios elegir qué tipo de enlace querrán. En primer lugar, la decisión más importante será si se realizará una ceremonia religiosa o civil.

En el caso de que fuera religiosa, es necesario ponerse en contacto con la archidiócesis de la ciudad y concertar una cita con el párroco para poder fijar una fecha. Si, por el contrario, es civil, se debe acudir a los juzgados de la localidad para concretar todos los requisitos y trámites legales necesarios.

Una vez tomada esta decisión, será el momento de elegir fecha y hora, y ver si el enlace será formal o informal. También en este periodo debe elaborarse la lista de invitados.

Decidir la temática de la boda (12 meses antes)
En función de los gustos de la pareja, ellos deberán decidir qué estilo o temática querrán que tenga la boda: vintage, moderna, clásica, romántica o al aire libre. Las bodas más auténticas son aquellas que muestran la esencia de los novios.

La pareja debe decidir esto lo antes posible para ir comprando los detalles de boda e ir contratando los servicios y la decoración que harán falta.

Presupuesto a invertir (12 meses antes)
El dinero es un aspecto muy íntimo y, para evitar sorpresas desagradables de última hora, es fundamental definir el presupuesto para controlar los gastos que se vayan generando. Lo mejor es que los novios elaboren un listado de servicios imprescindibles y un límite para no sobrepasarse.

Reservar el lugar (12 meses antes)
Por lo general, las ceremonias religiosas en España suelen realizarse dentro de un templo o iglesia que debe reservarse con más de un año de antelación si se desea elegir uno en específico.

Si va a ser ceremonia civil, puede celebrarse tanto en los juzgados como en otro espacio, ya sea un salón de celebraciones o un cortijo. Una vez elegido esto, se pasará al banquete. Hay que elegir el lugar, la hora y la comida que se servirá.

Decoración, flores y música (9 meses antes)
La decoración y las flores juegan un papel muy importante, pues con estos pequeños detalles se puede recrear el ambiente que los novios deseen. Los espacios que se suelen decorar son los photocall, la zona de aperitivos y el de la ceremonia.

Durante la fiesta, la música será el gran aliado para que todos se lo pasen bien. Deberá ir acorde a los gustos de los novios y a la temática de la boda.

Vestido de la novia y traje del novio (6 meses antes)
Una de las partes más complicadas y más deseadas es el momento de elegir el vestuario. El mejor consejo para ambos es que se dejen llevar por su intuición y busquen aquello con lo que realmente vayan a sentirse cómodos.

Será un vestido o un traje único con el cual deberán sentirse felices. Además, en estas fechas la novia también deberá elegir todos los complementos: ramo, zapatos, joyería y tocado junto con el peinado.