Ocio y Cultura
Una de sus primeras relaciones fue con la mítica Joan Baez, pero terminaron pronto y mal, hasta el punto de que Dylan se negó a actuar con ella en el mismo escenario

Bob Dylan nació en el año 1941 en Minnesota, en una pequeña comunidad judía y sus padres fueron Abraham Zimmerman y Bety Stone. Aparentemente, a él nunca le gustaron sus orígenes, por ello, cuando a los 20 años firmó su primer contrato con Columbia, afirmó ser huérfano para no dar sus datos personales ni su apellido. En otra ocasión, en el año 1962, comentaba a sus colegas músicos que no tenía ninguna conexión con su familia y que había vivido su infancia como chico de limpieza de un circo itinerante, sin embargo la relación con su familia siempre fue buena y lo único que deseaba era mantenerla alejada de la farándula en la que él vivía.


Una de sus primeras relaciones fue con la mítica Joan Baez, pero terminaron pronto y mal, hasta el punto de que Dylan se negó a actuar con ella en el mismo escenario. Más adelante se casó con Sara Lownds, que había sido chica Play Boy, con la que tuvo cinco hijos, pero sus aventuras extramatrimoniales provocaron la ruptura de la relación, que terminó en los tribunales, otorgándole a la mujer la custodia de los menores y, aunque Dylan intentó reconciliarse en varias ocasiones, nunca consiguió su objetivo.


Tras el jaleo levantado por su matrimonio, Dylan decidió mantener su siguiente relación con Carol Dennise en total secreto, con la que tuvo una hija, el cual fue revelado por la biografía autorizada del cantante titulada "Down the Higway", escrita por Howard Sounes. Entonces alguien le acusó de secuestrar a su hija, imputación desmentidas por su esposa.

 

 


Está claro que a Bob Dylan le ha gustado vivir en el misterio, aunque algunos piensan que es una forma de actitud fantasiosa para mantener incólume su verdadera personalidad.


En 2004, un acuerdo comercial entre Dylan y la firma de ropa interior Victoria Secret, llevó al cantante a rodar un film comercial con señoras en bikini con alas de ángeles, revoloteando a su alrededor. Muchos de sus seguidores le criticaron ya que pensaban que el Rock era una protesta anticapitalista, a la que Dylan traicionó por dinero.
Después de que la Academia Sueca le convirtiera en el nuevo Nobel de literatura, la polémica se ha disparado ya que Dylan no es escritor, sin embargo la Academia dice que lo merece por haber creado nuevas expresiones poéticas en sus canciones. Lo que está claro es que al Presidente de la Real Academia de las Ciencias que otorga los Premios Nobel le gusta la música de Bob Dylan, igual que nos ocurre a muchos de nosotros.