Ocio y Cultura
Rosa López ahora y de jovencita con Bustamante. PR
Los niñas estábamos arriba y los niños estaban abajo. Y no se le ocurre otra cosa a Busta que subir para arriba

En los platós de las cadenas de televisióne spañolas, quien no corre vuela y cada día sube el nivel.

Rosa López soprendió este miércoles 17 de mayo de 2017 a todos al abrirse ante Bertín Osborne y todos los espectadores durante su entrevista en Mi casa es la tuya.

La cantante habló de sus miedos e inseguridades, de su meteórico salto a la fama y de la turbia historia en torno a su repentina pérdida de la voz.

Además, como no podía ser de otra forma, la granadina contó algunas anécdotas desconocidas de su paso por Operación Triunfo.

Rosa puso en valor la disciplina que había en la Academia del programa y desveló lo duro que fue estar lejos de su familia.

"Yo entré con 20 años y ahí fue la primera vez que me depilé con miedo de pensar que mi madre me iba a regañar. ¡Con 20 años! Porque las niñas me intentaban convencer: '¿Rosa tu no te has depilado?' 'No, mi madre no me deja', les decía yo".

Geno, compañera de la artista en el concurso de TVE confirmó esta circunstancia.

"Ella tenía inseguridades y había muchas cosas que no había hecho. Yo a lo mejor con 19 años ya estaba cansadísima de depilarme y ella con 21 no había hecho esas cosas en la vida. O darle un besito a un chico... había cosas que ella misma lo ha contado, que no había descubierto".

Rosa ya había confesado el pasado mes de octubre en El Hormiguero que David Bustamante había sido el primer hombre en darle un beso.

"Me lo dio, me lo dio. Me robó un besito, pero no con lengua. Me lo dio de cariño", confesó la ganadora del talent. No obstante, el cántabro no fue pionero solo en eso, sino que también fue quien la vio desnuda por primera vez en su vida.

Así se lo confesó Rosa a Bertín en una divertida historia de su paso por OT.

"Los niñas estábamos arriba y los niños estaban abajo. Y no se le ocurre otra cosa a Busta que subir para arriba. Y yo estaba en el baño tan tranquilamente, y abre la puerta y empezamos a gritar. '¡Ay, que le he visto el potorro! ¡Ay, que le he visto el potorro! Busta es el primero que me lo ha visto".

"Pues si nunca me había depilado las piernas, imagínate..."