Ocio y Cultura
Pablo Iglesias e Irene Montero.

El PSOE y la izquierda radical, representada en el Parlamento Balear por Podemos y MÉS (Més per Mallorca) , ha aprobado este 24 de julio de 2017 que las corridas en esta comunidad sean sin sangre ni muerte, lo que en la práctica es un punto y final a la celebración de estos festejos.

La regulación prohíbe la muerte del animal en la plaza, algo contrario al rito y a las leyes de la tauromaquia, y además la entrada de menores de 18 años a los festejos taurinos, para asegurarse así el final de las corridas de toros tal y como las conocemos hoy en día.

Pablo Iglesias ha corrido raudo a celebrarlo en Twitter, a pesar de que en una ocasión, durante un programa en 'El Hormiguero', aseguró que el no podaría a los toros de la sociedad española, algo que sí han hecho sus compinches en Baleares.

La izquierda balear se ha asegurado de firmar la sentencia a las corridas aportando todo tipo de impedimentos a la celebración de estos festejos: las corridas sólo se podrán celebrar en las plazas de toros permanentes y con ganado que cuente con un mínimo de cuatro años. Los astados tendrán que ser reconocidos previamente por el servicio veterinario y por el presidente de la plaza, que se encargarán de constatar "el bienestar físico y psíquico del animal"

Iker Jiménez: "Ni soy taurino ni antitaurino, soy antipersonas que desean la muerte de niños"

El grupo parlamentario del PP ha avanzado que el Gobierno central recurrirá previsiblemente en amparo al Constitucional la ley balear nada más entre en vigor.

La nueva ley no afectará en la práctica a Ibiza, Menorca y Formentera ya que no cuentan con ninguna plaza permanente. En Mallorca son varias las localidades que celebran festejos taurinos, en plazas como las de Palma, Inca, Alcúdia y Muro, entre otras. Una tradición taurina de años que quedará podada 'gracias' al nuevo decreto de la coalición socialista-podemita, empeñada en borrar todo lo español de la faz de la tierra.