Ocio y Cultura
Felipe Martínez protege a su hermano. EM

Amor y valor. A partes iguales.

Un gesto de solidaridad fraternal que consiguió captar Emilio Méndez a través de unas fotos que han dado la vuelta al mundo y que se han vuelto virales en las redes sociales.

El propio fotógrafo explica a El Mundo: "Francisco Martínez ya había sido cogido con el capote por lo que habíamos visto las complicaciones del novillo, aun así fue todo entrega hasta el punto que tras el percance fuerte se repuso para concluir la faena y cortar una oreja".

Una raza ilimitada como muestra de su carácter, una ambición que se renueva cada tarde, un 'querer ser torero' que le lleva a sobrepasar la línea de lo razonable.

Francisco Martínez se recupera en su casa de varios traumatismos:

"No recuerdo casi nada de lo que ocurrió después del percance porque me quedé inconsciente pero estoy muy satisfecho por el triunfo conseguido y muy orgulloso de lo que hizo mi hermano mayor por mí".

El joven de San Miguel de Allende (uno de los lugares más bellos de México) asume el percance con naturalidad:

"Por encima de todo quiero ser torero, por eso entiendo que a veces me tienen que coger los toros. Pese al mal momento vivido en la plaza, merece la pena entregarse a esta vocación".

La novillada de año nuevo que se celebró en Querétaro se recordará siempre por el heroico gesto de un hermano que vive con pasión el sueño de un novillero entregado a la tauromaquia. Un joven que sacrifica su vida por alcanzar una meta, que es consciente de la dureza del camino.

Hasta ahora nadie le ha regalado nada, "he toreado cerca de 20 novilladas en 2017 en las que he desarrollado mi forma de torear. Quiero conseguir ser figura y para ello entreno todos los días de vida. Para pagar mis trastos de torear y para poder ir al cine de vez en cuando ayudó a mi tío en una carpintería".

Fuente: El Mundo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Así fue la terrible cornada que recibió Cayetano en La Plaza de Toros de la Misericordia