Ocio y Cultura
Cristina Cifuentes (PP). EF
Esos justificantes de papel se han utilizado en eventos multitudinarios

Patinazo de Cristina Cifuentes y su equipo, por falta de previsión. Metro de Madrid vuelve de alguna manera al billete de papel en la estación Aeropuerto T1-T2-T3 cuando aterrizan varios vuelos a la vez y ante la formación de largas colas en las máquinas que ahora realizan un proceso de recarga de la nueva tarjeta 'Multi'.

La rudimentaria solución, que ya se ha aplicado en otras estaciones por otros eventos multitudinarios, es circunstancial pero llama la atención por aplicarse cuando se ha desterrado el billete de papel en toda la red.

"No es un problema de todos los días, pasa puntualmente, cuando se juntan más de tres vuelos", aseguran desde la Consejería de Transportes de Madrid, que niega que sea un problema del nuevo soporte recargable que ha desbancado al billete magnético.

"No es un problema de la 'Multi' ni de Metro, es de gente que llega al mismo tiempo".

Desde Metro explican que los trabajadores venden en esos momentos puntuales "justificantes de papel" que van sellados y que sirven al usuario para demostrar que ha pagado el acceso y para ir cubierto con el seguro de viaje. "No es una vuelta a ninguna situación anterior".

Salir del aeropuerto en Metro cuesta 5 euros (sencillo + suplemento).

Dejar atrás las colas

Para dejar atrás estos billetes improvisados -utilizados en otras ocasiones como a la salida de IFEMA en una feria, por ejemplo- se venderán "multis precargadas con sencillos con suplemento" para agilizar la compra por parte de los usuarios en la estación del aeropuerto.

Tanto Metro como la Consejería aseguran que para esos momentos -insisten que "puntuales"- se toman otras medidas como el refuerzo con más personal de Metro cuando se prevean varias llegadas, ocho trabajadores en concreto, o la instalación esta misma semana de "máquinas rápidas", de las que ya hay una: expende solo títulos sencillos y bonos de 10 viajes ya con el suplemento, eliminando el resto de opciones para facilitar el proceso.

Usuarios de Metro han mostrado el modelo de billete-justificante impreso que ha provocado la polémica. Se trata de un papel que incluye espacio para un sello en el que se refleja la fecha y el importe.