Ocio y Cultura
Japoneses. ER
Dos reporteros de Il Gazzetino fueron al mismo restaurante para realizar el mismo pedido y comprobar lo que costaba realmente. Pidieron un plato similar —el dueño del local les preguntó si eran periodistas— y la cuenta ascendió a 82 euros por persona

Venecia ha vuelto a superar su propio récord de estafa a los clientes de un restaurante cercano a la Plaza San Marcos.

El abuso en los precios a los turistas es el pan nuestro de cada día en Italia, sobre todo en las ciudades con más afluencia de visitantes.

El último caso escandaloso ha ocurrido en Venecia, en la Osteria de Luca, un lugar de lo más corriente.

Los penitentes, está vez, han sido cuatro estudiantes japoneses de la Universidad de Bolonia.

Los chavales pagaron 1.145 euros por cuatro filetes y un plato de pescado. ¡Acojonante!.

Los japoneses no protestaron, pero no se tragaron lo que consideraban un fraude y se presentaron en una comisaría de Bolonia, donde residen por estudios universitarios, y formalizaron la correspondiente denuncia, según recoge Ángel Gómez Fuentes en ABC.

La ciudad, abocada en tantos aspectos al modelo turístico de coge el dinero y corre, ha pedido esta vez disculpas a través de su alcalde, Luigi Brugnaro.

El mismo que el pasado noviembre asumió como algo normal que se cobrase 560 euros a unos turistas a los que el camarero trajo lo que quiso.

Brugnaro escribió en su cuenta de Twitter:

"En los próximos días vamos a verificar bien este episodio, enviaremos la copia de la queja: si este episodio vergonzoso se confirma, haremos todo lo posible para castigar a los responsables. ¡Estamos a favor de la justicia, siempre!".

El periódico Venezia Today logró localizar al propietario del restaurante, un egipcio que hizo ver que la cosa no iba con él.

"No recuerdo haber tenido problemas con los clientes japoneses en estos días".

Dos reporteros de Il Gazzetino fueron al mismo restaurante para realizar el mismo pedido y comprobar lo que costaba realmente.

Pidieron un plato similar —el dueño del local les preguntó si eran periodistas— y la cuenta ascendió a 82 euros por persona, incluyendo 4 euros por una botella de agua y 10,80 euros por el servicio.

Este abuso en los precios, que tiene repercusión internacional, daña la imagen de Venecia y de Italia.

Fuente original: ABC/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Una mujer recibe una factura eléctrica que supera las deudas nacionales de Hungría y Sudáfrica