“La película ofrece las dos visiones que tiene el exorcismo, la religiosa y la escéptica”, dice el exorcista José Antonio Fortea.

clipping

El exorcismo de Emily Rose

RD, Lunes, 14 de noviembre 2005

“Es la primera película que muestra la dualidad de interpretación que tiene todo exorcismo. Los hechos que narra pueden ser interpretados desde una postura racionalista o desde la fe, por eso gustará tanto a los creyentes como a los que no lo son”. Esta es la opinión del sacerdote y teólogo especializado en ‘demonología’, José Antonio Fortea, sobre el que es el último gran éxito del terror norteamericano, ‘El exorcismo de Emily Rose’, que el próximo viernes se lanzará en más de trescientas pantallas españolas.

Basada en hechos reales –sucesos que la Iglesia católica, adoptando una decisión sin precedentes, la reconoció oficialmente-, esta cinta protagonizada por los sólidos Tom Wilkinson –‘En la habitación’- y Laura Linney ‘Mystic River’-, y la joven Jennifer Carpenter, narra el juicio de un sacerdote acusado de negligencia por la muerte de una chica que sufre una extraña enfermedad. Al principio, los médicos diagnostican que es una epilepsia, pero la joven tiene visiones y terribles convulsiones, y muere mientras el cura le realizaba un exorcismo.

“La película es muy positiva porque ofrece las dos visiones de este fenómeno: la religiosa y la escéptica. Para la Iglesia no hay duda, el demonio existe y, en ocasiones, se dan casos de posesión, un fenómeno que ha crecido en los últimos años”, manifestó este exorcista español tras el visionado del filme, que tiene como referente real el caso de Anneliese Michel.

Poco dado a actos públicos, Fortea explicó que en los años 60 y 70 “se celebraron muchos seminarios en los que se presentó al demonio como un símbolo. Poco a poco, el exorcismo fue desapareciendo, tanto en Europa como en Estados Unidos, sólo continúo en Roma, en la diócesis del Papa. Pero la realidad se ha ido imponiendo porque se han dado casos crónicos de poseídos que han quedado liberados con una oración. Si se cree que existe el espíritu, pueden ocurrir esas cosas”, indicó.

El teólogo, que indicó que Iglesia “ha estado muy atenta porque se juega mucho”, reiteró que el demonio existe, que éste se mete en el cuerpo de personas y que la Iglesia tiene poder para exorcizar. Fortea lleva años investigando fenómenos de posesión, “ante los que los sacerdotes aplican el ritual, dicen las oraciones hasta que ‘eso’ salga.

El filme está basado en hechos reales, pero éstos fueron más apasionantes y complejos que lo que cuenta la película. Hollywood ha intentado ser lo más verosímil posible con lo que ocurrió, pero como todavía viven algunos de los sacerdotes que fueron juzgados, pues ha simplificado la historia”, explicó.

Conocedor del caso, Fortea relató que a finales de los 60, en Alemania, una joven sufrió un ataque de posesión, pero continúo con su vida normal, sólo se enteró su familia. Empezó con las sesiones de exorcismo en 1976, cuando Satanás no le dejaba comer y vomitaba todo lo que comía. Y los sacerdotes, en lugar de llevarla al hospital, siguieron con el exorcismo. La chica murió de inanición.

“Fue un error con buena voluntad. El caso llegó a los tribunales y varios sacerdotes, que nunca negaron los hechos y grabaron todas las sesiones, fueron juzgados por homicidio involuntario. El caso, poco conocido fuera de su país, ha sido reabierto”, explico Fortea, que destacó el aumento de casos de exorcismo que se dan en el mundo.

Fuente de posesiones

Con respeto hacia la postura que han tomado muchos sobre “la magnífica propaganda que supone el poder de exorcizar para la Iglesia, Fortea subrayó que antaño se pensaba que la sociedad iba a tomar posiciones más racionalistas, “pero no es así. Una vez liberados de dogmas materialistas, nos preguntamos por qué no puede existir el espíritu, algo más allá de lo que veo y toco. Además, hay cosas que nos indican que hay algo más.

Para un cristiano, el catecismo fija que tiene que creer en la existencia del demonio, en que éste puede poseer a una persona y en que Jesús dio potestad a los apóstoles para hacer exorcismos, y el que no creo en esto es un hereje. Es más, por primera vez el Papa saludó públicamente a varios exorcistas por la importante labor que hacen a la Iglesia”.

Fortea recordó a varios poseídos, entre ellos a una chica del sur de España que, después de practicar espiritismo, “no podía comer. No era anoréxica, ella quería, pero no podía. Cuando llegó a mi parroquia, esta joven de 1,80 de estatura pesaba 40 kilos y entró en trance”, dijo.

Sin dar datos cerrados sobre los casos de exorcismos que se dan anualmente en España –dio como cifra estimativa ocho-, Fortea es uno de los siete exorcistas que hay en nuestro país. “Cada vez hay más gente interesada en lo oculto, en lo esotérico, y está creciendo brujería, los conjuros y la santería afrocubana, que es una fuente de posesiones. Cuando invocas a los espíritus, corres el riesgo de acabar poseído”, afirmó.

El sacerdote, que explicó que en la teología cristiana “todo mal se permite por un bien. La posesión
implica que existe Dios
y que hay una salvación y una condena eterna”, informó que el país donde hay mayor número de poseídos es Haiti, donde el maleficio esta penado como un delito”, seguido de Brasil. Y donde se da el mayor número de exorcismos es Italia.



facebook
Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000