clipping

La reliquia del Santo Pañal de Jesús se expone en el Museo Diocesano de Lérida

, Viernes, 2 de julio 2004

De todas las reliquias, piezas de orfebrería y relicarios que pueden observarse estos meses en el Palacio Episcopal, la comisaria de la exposición Esther Velasc destacó a la agencia Veritas el valor dos relicarios que contienen dos hilos del Santo Pañal del niño Jesús, lo único que queda de la reliquia altamente apreciada durante siglos por peregrinos leridanos, e incluso por reyes y Papas.
     
     Respecto a la trama histórica del Santo Pañal, Velasc explicó que la reliquia viajó desde Belén a Jerusalén; posteriormente a Túnez y finalmente a Lérida, en 1297, gracias un comerciante llamado Arnau de Solsona, cristiano que estuvo prisionero en el Norte de África y que, al volver a su tierra, donó la reliquia a la Iglesia, poco después de la consagración de la Seu Vella.
     
     Según la comisaria de la exposición, el Santo Pañal actuó como elemento cohesionador de la sociedad de aquel momento, ya que multitud de peregrinos se acercaban hasta Lérida para visitar la reliquia, que recibió también el culto de la monarquía catalanoaragonesa y posteriormente, de la española, la cual convirtió la Cofradía de Santa María y el Santo Pañal en Real Cofradía.
     
     Durante la Guerra del Francés, la familia Puig guardó la reliquia para evitar que fuera saqueada por el ejército del país vecino. Posteriormente, como agradecimiento a esta actitud, un canónigo regaló a esta familia dos hilos del Santo Pañal, que han sido donados recientemente al Museo Diocesano.
     
     Estos hilos son los que se exponen ahora, en un relicario joya, junto a otro similar proviniente de la parroquia segoviana de Escalona del Prado, que fue donado por el rey Leopoldo a Felipe IV a cambio de un fragmento de la veracruz. El resto de la reliquia se perdió en el año 1938, tras ser depositado en el Banco de España, en el momento de convulsión de la Guerra Civil.
     
     Además de los hilos Santo Pañal, la exposición incluye tres piezas de orfebrería que contienen fragmentos de la veracruz -en la que Jesús fue crucificado- y una lipsanoteca (cajita en cuyo interior se guarda una reliquia y un pergamino que testifica su autenticidad con los nombres del obispo y el rey del momento y que se colocaban en las aras de los altares para consagrarlos) con la reliquia de San Elví, del siglo XII.
     
     También incluye un relicario de San Lorenzo y de Santa Bárbara, del siglo XVI, un relicario tallado en madera del siglo XVIII de reliquias de Santa Graciosa y de San Ignacio de Loyola, y un relicario del siglo XVII de San Licerio -configurado como una custodia en un templete-, con un fragmento de la mandíbula y otro del antebrazo del mártir obispo de Francia de origen hispánico.
     
     Entre los aproximadamente veinte relicarios seleccionados también se encuentra uno de San Valerio y otro de San Vicente, así como un relicario de tipo múltiple con 360 espacios para pequeñas reliquias. 
     



Recibe nuestras noticias en tu correo

Tomamos tu privacidad muy en serio
facebook
Salas de Prensa
telefonica
Gas Natural fenosa
Banco Santander
Iberdrola
Repsol
La Caixa
Iberia
Ifema
Publicidad
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05