clipping

«Sin individuos críticos no hay sociedad posible»

Miguel Pato, Lunes, 2 de octubre 2006
Todo sucede en el Fórum de las Culturas de Barcelona como telón de fondo. En ese contexto de la multiculturalidad aparece un armario mágico en el que entran los inmigrantes sin papeles. Gracias a las artes del prestidigitador Houdin salen de allí hablando catalán, socios del Barcelona F.C y con una tarjeta de La Caixa.

Este el es planteamiento de la nueva novela de Márius Serra, Patraña, que nos invita a la reflexión sobre los dramas de la sociedad moderna desde la óptica de una brillante parodia. Y es que, según confesaba Màrius en una entrevista con Periodista Digital, “tal como están las cosas sin humor no hay vida”.

Este autor catalán, uno de los precursores de verbalia.com, invita a la reflexión desde las páginas de su libro. Por una lado explica que “el mundo occidental lo fía todo al poder del mercado, pero cuando éste actúa como imán entonces quiere ponerle cortapisas”. Asimismo considera que para el tema de la inmigración no existen soluciones rápidas.

Por eso lamenta que “las regularizaciones automáticas como las expulsiones inmediatas reflejan la búsqueda de soluciones rápidas e indoloras” y subraya que “los poderes públicos viven en una paradoja constante entre lo que dicen, lo que piensan y lo que hacen”.

En Patraña no se te trata de aleccionar a nadie sobre los problemas del mundo. Algo bastante más útil. A través de sus páginas, en las que se combina el humor y el misterio, se despierta cierto sentido crítico en el lector. Y es que como reconoce Màrius, "sin individuos críticos no hay sociedad posible".

{p}¿Crees que es importante el humor para sobrevivir al día a día? {/p}

{r}Es básico. Todo es tan absurdo, en general, que es básico. El humor es una actitud ante la vida. No sólo son los chistes y los chascarrillos, el humor es una mirada. Tal y como están las cosas sin humor no hay vida. {r}

{p1}¿En Barcelona os tomasteis con humor el Fórum de las Culturas?{/p1}

{r1}Con mucho humor. De hecho fue una construcción tan ambigua que era surrealista la mera descripción de los hechos. Cómo un discurso muy bien intencionado de multiculturalidad, solidaridad (palabras muy esdrújulas todas ellas y muy polisílabas), estaba dándole lustre a una campaña urbanística.

Hubo mucho humor y ha habido muy poca crítica. Eso también es cierto. {/r1}

{p1}Misterio y humor son dos de los pilares sobre los que se asienta tu novela. ¿También la conciencia social? {/p1}

{r1}Todos vivimos en sociedad y la literatura siempre lo refleja. Lo que sucede es que en "Patraña" son muy centrales las recientes desigualdades que provoca la inmigración extraeuropea. {/r1}

{p1}¿Crees que el Gobierno está buscando soluciones mágicas antes de aportar soluciones más concretas y palpables? {/p1}

{r1}Las cuestiones como la inmigración son tan complejas que nadie puede pretender resolverlas por arte de magia. Tanto las regularizaciones automáticas como las expulsiones inmediatas reflejan la búsqueda de soluciones rápidas e indoloras que rehuyen cuestionamientos más profundos.

El mundo occidental lo fía todo al poder del mercado, pero cuando éste actúa como imán entonces quiere ponerle cortapisas. Los poderes públicos viven en una paradoja constante entre lo que dicen, lo que piensan y lo que hacen. {/r1}

{sumario}El Fórum fue una construcción tan ambigua que era surrealista la mera descripción de los hechos{/sumario}

{p1}¿En la sociedad es más importante el individuo o el grupo?{/p1}

{r1}Al mercado el individuo le importa un comino. Lo que busca es agruparlo por afinidades para luego fomentar el indudable espíritu gregario que caracteriza a la condición humana. Pero sin individuos críticos no hay sociedad posible.{/r1}

{p1}¿Crees que uno de los problemas de la inmigración es que no vemos al inmigrante como individuo sino como masa? {/p1}

{r1}Para vencer esa tentación colectivista basta como mirar a la gente a los ojos. Pero los arquetipos culturales, con la lengua y la religión en lugar destacado, se interponen en las relaciones interpersonales. {/r1}

{p1}"El único poder que cuenta es que los demás sepan quién eres tú" es una frase de tu libro. ¿Estamos concienciados de esto?{/p1}

{r1}En el contexto de "Patraña" esta es la última frase de El Gran Morelli, que representa al poder y debemos leerlo en un sentido mucho más negativo que no positivo.

Sin embargo, la única posibilidad de convivir es discrepar. En la discrepancia está la base de la convivencia, me dijo una vez Ernest Lluch, y lo suscribo plenamente. Y para discrepar es preciso tener criterio y conciencia de individuo. Es fundamental ser capaz de poner los siete sentidos en ello: vista, oído, olfato, gusto, tacto, sentido autocrítico y sentido del humor. {/r1}


Recibe nuestras noticias en tu correo

Tomamos tu privacidad muy en serio
facebook
Salas de Prensa
telefonica
Gas Natural fenosa
Banco Santander
Iberdrola
Repsol
La Caixa
Iberia
Ifema
Publicidad
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05