Laia de Ahumada, descendiente de santa Teresa de Jesús; autora de "Monges"

clipping

«En Barcelona ya no se muere de hambre, pero sí de soledad»

RD, Viernes, 29 de agosto 2008

Laia de Ahumada, además de vivir su compromiso con los sin techo, cuenta en Monges (Fragmenta) la vida de otras veinte mujeres que tienen en común su entrega absoluta y discreta a los perdedores. Además de la monja de incógnito que duerme sobre cartones con los sin techo de Barcelona, está la que empezó a ayudar en el Camp de la Bota y acabó en Gaza compartiendo el desierto con los refugiados durante veinte años, o la que, también de incógnito, trabaja ahora con los temporeros de la fruta de sol a sol en Huelva, Lleida o Jaén. Son testimonios que trascienden lo religioso para ser también apasionantes peripecias vitales. Y las veinte tienen otra cosa en común con Laia: dicen ser felices. La entrevista Lluis Amiguet en La Vanguardia.

Tengo 51 años; estoy madura y fantástica y hago lo que quiero. Coordino el comedor Heura de la plaza Lesseps: atendemos a doscientas personas sin techo. Casada hace treinta años; dos hijas. Soy de tradición cristiana, pero vitalmente interreligiosa

Nada te turbe/ Nada te espante / La paciencia todo N lo alcanza / Dios no se muda / Sólo Dios basta...

Hermoso.

Es mi poema favorito. De mi antepasada santa Teresa de Jesús, que firmaba Teresa de Ahumada...

... Y Cepeda, creo recordar.

Su otro apellido era ese de judía conversa, sí. Mi padre ha reconstruido todo nuestro árbol genealógico hasta incluir a la santa.

¿Usted se lo cree?

Yo creo en la poesía. Soy doctora en Filología Catalana y me especialicé en poesía mística femenina del siglo XVI y me apasiona escribir biografías femeninas.

Y ahora de monjas.

He descrito la vida y a veces hasta milagros de veinte monjas de nuestros días.

¿Cuál es su favorita?

Me apasiona el trayecto vital de una monja con la que seguro que se habrá cruzado en la calle usted algún día sin saber que lo era.

¿Una monja de incógnito?

Sí, vive y duerme en la calle, entre cartones, con los demás sin techo en los cajeros automáticos, en las casas desocupadas, en las porterías, en los bancos de los parques o en los solares de un céntrico barrio barcelonés.

¿Tampoco puede decirme su nombre?

Ella me ha pedido que no lo revele. Es catalana, de Granollers, ya metida en los 60. Estuvo 28 años con los desheredados de Filipinas en las Vedrunas hasta que llegó a ese punto en el que ya no te es suficiente vivir por los pobres, necesitas vivir como ellos. Y esta monja, además de vivir con ellos y como ellos, quiere morir con ellos.

Personaje singular sin duda.

Me impresiona el compromiso vital de esta mujer con los marginados y cómo emana de un profundo deseo de vivirlo en profundidad. Ese deseo de autenticidad impregna la vida de esas veinte monjas que he conocido; ha sido emocionante compartirlo con ellas.

¿De verdad alguien puede hacer algo por los que viven en la calle?

Salvarles la vida. En Barcelona ya no se muere de hambre, pero sí de soledad.

¡También los ricos la sufren!

Los pobres, créame, están más solos.

Le creo, hermana.

Acompañar a los sin techo mejora su autoestima y poco a poco podemos conseguir que mejoren su vida. Desde luego, no resulta fácil, pero simplemente preguntarles cómo están cada día les hace sentir que hay alguien a quien les importa su vida. Y eso marca una enorme diferencia. Es mucho.

Usted es un poco monja también.

Yo soy "monja de Sant Agustí: dos caps en un coixí" (monja de San Agustín: dos cabezas sobre una almohada). Estoy casada, pero siento un compromiso con los pobres.

¿Tuvo usted su momento epifánico?

Sí, un día entraba en el parking de casa, en Sant Gervasi, y me tropecé con un sin techo barbudo, sucio, maloliente y desdentado.

Un susto.

Sí, al principio, sí, pero después también una desazón muy especial en mi interior. De repente, me cuestioné muchas cosas...

¿Y cambió su vida?

Un día me enteré de que aquel hombre había muerto y me di cuenta de que nunca llegué a conocerlo. Y entonces lo sentí como si fuera alguien muy próximo.

¿Qué hizo?

En 1999 montamos un lugar de asistencia para los sin techo y hoy sigue en funcionamiento. Es el centro Heura de la cripta de Els Josepets en la plaza Lesseps. Allí hoy atendemos a doscientos sin techo.

¿Qué hacen por ellos?

Preguntarles cómo están ya es mucho. Como nadie les saluda y todos cruzan la acera para ni siquiera rozarles, están acostumbrados a que nadie les hable. Además, tenemos una ducha, un ropero, una sala y un grupo de voluntarios que les acompañan.

¿Cuántos sin techo hay en Barcelona?

La cifra oficial es de ochocientos, pero yo creo que son muchos más. Y ahora más, con la crisis de la construcción. Esos sin techo son una bomba de relojería en los servicios sociales de la ciudad.

¿Por qué acaban en la calle?

Alcoholismo, problemas mentales, marginación inmigrante: hoy tenemos muchos alcohólicos de países del Este.

Habla usted en masculino.

Las mujeres saben cuidarse mucho más y espabilan antes: tienen más recursos.

¿Aprende usted algo de ellos?

Ante ellos no hay máscaras que valgan: eres tú tal como eres, porque están más allá de toda formalidad y toda hipocresía.

Me imagino.

Al tratarlos te das cuenta de lo mucho que dependemos todos de las jerarquías y de las apariencias. En cambio a un sin techo tu posición le da igual: él no tiene nada y te ve a ti sin nada, tal como eres.

Tampoco deben de ser unos angelitos.

No he dicho eso. Muchos son muy racistas, porque son precisamente quienes compiten con otros sin techo de otros países y otras etnias para sobrevivir en la calle.

¿Hay algún ex millonario entre ellos?

Sí, yo he conocido algunos.

¿No es una leyenda urbana?

No es tan difícil caer en la espiral del fracaso, el alcohol, la depresión, el abandono, la ruptura con la familia, la calle...

¿Recuperan alguno?

La mayoría recae, pero siempre vale la pena volver a intentarlo.






Recibe nuestras noticias en tu correo

Tomamos tu privacidad muy en serio
facebook
Salas de Prensa
telefonica
Gas Natural fenosa
Banco Santander
Iberdrola
Repsol
La Caixa
Iberia
Ifema
Publicidad
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05