Opinión
Cataluña y España

Esto empieza a cansarme, por un lado los medios informativos que no cesan de bombardear , y por el otro lado los movimientos absurdos del que hacen gala los separatistas en esta España y fuera de ella con el ridículo más absurdo del que se puede presumir, porque cada día que pasa hay nuevos flujos de los esperpentos a los que nos tienen acostumbrados.

Esta gente separatista está más pendiente de aparecer como víctimas, que como defensores del hundimiento de Cataluña porque han nacido para hacer un circo de sus actuaciones como víctimas y que el mundo mundial les vea y les oiga de sus insensateces paranoicas de lo que pretenden conseguir.

Hoy mis sentimientos van más allá de la realidad de las trifulcas independentistas, porque siguen sin darse cuenta de lo que está por venir después de lo del medicamento, han enfermado más aún y el supositorio ( torre Agbar) no les vale para nada, solo para consolarse y evitar el estreñimiento que les ha supuesto la noticia.

Desde mi punto de vista uno de los problemas es que se irá agudizando cuando desaparezca este gobierno que ha aplicado el artículo 155, es la idea del resto de los partidos es reformar la Constitución, pero ¿ hasta que punto? , si le quitamos el freno al coche este finalizará estrellándose y eso es lo algunos quieren.

Sigo pensando que la persistencia por la DUI con la idea de instaurar una República nos va a llevar una consulta del resto de los españoles con el fin de solucionar el problema, porque el empecinamiento será indefinido por parte de esa gente.

Los enfrentamientos verbales, la enemistad de las familias, la emigración de los que ya no aguantan la paz de la disfrutaron y, el miedo de perder sus puestos de trabajo les hace estar en una situación insostenible, porque la palabra libertad solo la utilizan para sacar a sus amigos presos en la cárcel.

Sólo nos faltaba que los podemistas revuelvan más la mier.......... para que el olor fétido inunde más la situación con esta gente impresentable cuyo interés es estar junto a los estómagos agradecidos.

No quiero extenderme más porque hay tanto para escribir que seguro que con un rollo de papel higiénico no tendría suficiente.
Como español esto me da pena.

Andrés Martin
Alcorcón