Opinión
José Luis Cordeiro. PD

Hemos leído recientemente en el diario ABC que José Luis Cordeiro ha organizado una Cumbre Internacional de Longevidad y Criopreservación en Madrid junco con el CSIC.

No es cierto. Es la Fundación Vidaplus la que ha organizado la cumbre con la co-dirección científica a cargo del Dr. Javier Cabo Salvador y divulgativa de José Luis Cordeiro. Estimable el empuje del ingeniero venezolano para convocar a su grupo de transhumanistas y crionicos.

No es que se metan con el mensajero, es que el mensajero no emite el mensaje con objetividad.

Si aquella, la conviertes en subjetiva te conviertes en un juglar. Llevar una vida ambulante, recitar con una entonación específica, casi siempre el mismo discurso, memorizar textos, citas, imágenes y personas para improvisar determinados motivos alrededor de la inmortalidad o extensión de vida, se convierte más en un tema folclórico y popular, que en un tema científico.

El Summit 17 de Longevidad y Criopreservación fue un gran acontecimiento científico en el que se debatió sobre la ciencia y el futurismo. En todas sus plataformas. Investigación, Legal, Fiscal, Médico, Social, humana... Y ya se está organizando la próxima cumbre para el año 2019.

Los trovadores, personajes mayoritariamente de la nobleza, con sus canciones, su propaganda política, su debate y, en definitiva, con una visión amplia del mundo, fueron los precursores del inicio de la historia cultural y política. Y por lo tanto científica.

Ayudaron a difundir a zapatilla limpia, con un arpa o un laúd, lo que ahora hacemos con un Smartphone.

Si "hubieran criopreservado a un juglar y un trovador" en el siglo XV, hoy, en la cultura musical sería un cantautor. En la cultura científica, sería un investigador.

En la política sería un diputado. En la divulgativa sería un comunicador. Lo que no se puede perder es la objetividad porque das la razón al que te llama charlatán.

Txetxu Mazuelas, presidente de Fundación Vidaplus.