Iñigo Errejón y Pablo Iglesdias en un mitin de Podemos.

PD

La negativa de Podemos a suscribir el pacto antiyihadista

clipping

Los astracanes de don Pablo

Decir que la defensa de los valores europeos no pasa por la venganza- es su penúltima astracanada, suscrita por otros radikales

Laureano Benítez Grande-Caballero, 18 de noviembre de 2015 a las 08:13

En su penúltima imbecilidad, el Sr. Turrión se ha negado a suscribir el pacto antiyihadista diciendo en un tuit que «Hoy no es día para debates, pero sí para recordar que lo que hicieron Bush y Aznar no sirvió para solucionar problemas».

Ya estamos otra vez con la malsana obsesión de los podemitas con el tripartito de las Azores: el ínclito Monedero llegó a decir, hablando de la muerte de Freddy Mercury, el actor de la saga de «Pesadilla en Elm Street», que a él le daba más miedo aquel tripartito. Sabia mezcla de velocidad y tocino, sí señor.

El caso es que, lejos de condenar el horror islamonazi, vuelven estos podemitas a la cansina cantilena de la guerra de Irak, achacando la culpa del EI a Europa, responsable directa de todo el mal que campea desbocado por el mundo.

Como remate de esa estúpida declaración tuitera, afirmó en rueda de prensa que «el compromiso con lo que significa Europa, que tiene que ver con la defensa de las libertades, no pasa en ningún caso por la venganza.

A ver si lo entiendo: por un lado hace un llamamiento a defender los valores europeos, para luego llamar venganza a esa defensa. Pero Pablemos no está solo, ni mucho menos, a la hora de proclamar sus giliprogeríos: por ahí andan también -culpando a Occidente de la matanza de París- Dani Mateo, la Talegón, Carlos Bardem, José Luis Centella, y -¡cómo no!- el Zapatiesta. ¿Willy Toledo? Tranquilos, que ya se unirá al grotesco contubernio.

Pero no hay que extrañarse de este desvarío de los radikales, ya que la izquierda española siempre ha sido promusulmana y antisemita. Por poner un ejemplo, la veneración por el régimen iraní es proverbial en Monedero, del que circula en youtube un vídeo desternillantemente ridículo donde hace un análisis surrealista en el que denuncia la conjura imperialista anti-Jomeini expresada subliminalmente en la película «El Rey León».

Los antisistema son reacios a condenar el terrorismo con claridad porque, a fin de cuentas, es otra manera -la más violenta- de ser antisistema, el cual se alimenta del Kaos, de la subversión, del mogollón callejero, de las borrokas, de las barrikadas... los radikales son hienas implacables que olfatean la sangre en las algaradas y tumultos que dan caña al sistema, aunque ellos no sean los protagonistas directos de las asonadas. Diríase que se aburren con la monotonía funcionarial de la normalidad burocratizada, y precisan acción revolucionaria para activar su adrenalina antitodo.

¿Alguien ha oído alguna vez al Sr. Iglesias condenar firme y rotundamente a ETA, sin que nadie le presionara con insistencia para que se pronunciara de una vez?

Sin embargo, los podemitas dicen que el opositor venezolano Leopoldo López es poco menos que un etarra caribeño.

El Sr. Iglesias habla de venganza contra los yihadistas, cuando él es el más eximio representante de ancestrales «vendettas», ya que los antisistema no son otra cosa que venganza pura y dura, odio descarnado contra todo lo que no les gusta.

Traumatizados por la guerra que perdieron, juraron venganza eterna a la España que triunfó: venganza contra la trilogía patria, para lo cual atentan contra Dios con un programa electoral que persigue descarada y vengativamente a la Iglesia; venganza contra la monarquía, para lo cual desborbonizan todo lo que encuentran a su paso; venganza contra la Patria una e indivisible, alentando el derecho a decidir mediante referéndums...

Pero de quien se quieren vengar realmente es de la misma vida: en el fondo, son niños de papá jugando a la ruleta rusa de la destrucción de esquemas y sistemas para disipar su aburrimiento; personajes infelices, avinagrados y amargados, que quieren destruir todo aquello de lo que ellos no pueden disfrutar y otros sí; chusma tóxica, cabreados con el mundo, con baja autoestima, que pretenden hacer de la aniquilación del sistema una sustitución de su propia autodestrucción, para llevarse consigo a las cavernas del cosmos luciferino todo lo que arramblen con su venganza atávica; elementos creados por el sistema como células cancerosas, siempre dando la nota necia, siempre incordiando, fastidiando, provocando con su giliprogrerío; gente cojonera que nos ha caído como una maldición.

A mí, esta mención de la venganza me recordó de inmediato la obra teatral «La venganza de don Mendo», de Pedro Muñoz Seca -fusilado en Paracuellos por ser monárquico y conservador-, el más ilustre representante del subgénero teatral cómico conocido con el nombre de «astracanada», muy popular en el primer tercio del siglo XX, que buscaba la comicidad a base de exageraciones y absurdos, de parodias de los altisonantes dramas neorrománticos, creando un humor disparatado y esperpéntico heredero de los sainetes. Y de don Mendo a don Pablo, entre venganzas andamos.

El periodista y crítico teatral Francisco Aznar Navarro ofrecía el siguiente perfil del género «astracanada» en «La Correspondencia», perfil que define de manera inmejorable a los partidos radikales que sufrimos en nuestra Patria: «Se toma un fresco -es decir, a un personaje graciosillo-, lo más fresco posible.

Se coloca a su alrededor una docena de mentecatos, se les somete a la más disparatada intriga, con el pie forzado del equívoco a que se presta el doble uso de un nombre de persona o población. Y se vuelca sobre todo ello veinte toneladas de frases, graciosas unas, dislocadas las más, que por lo inopinadas hacen que el público se desternille de risa y aun aplauda, sin perjuicio de preguntarse al final de la jornada: "Pero, señor, ¿qué he aplaudido yo?"».
Pues sí, real como la vida misma. Que sirva como aviso de navegantes a los incautos que cayeron en las redes de los ultraizquierdosos, no sea que al final digan: «Pero, Señor, ¿qué he votado yo?



Recibe nuestras noticias en tu correo

Tomamos tu privacidad muy en serio
facebook

Publicidad
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05