Opinión
Ignacio Camacho. PD