Opinión
Francisco Hernández. PD

Decía mi padre, hijo aléjate de aquel que lleva una navaja en el bolsillo, después de terminar su jornada laboral.

Menuda tiene montada este joven médico de urgencias granadino, que al parecer no le mueve más afán que el del buen funcionamiento del servicio público sanitario. Yo no le pongo en duda su buen gesto y su justa lucha, pero ojo, cuídense ustedes de todo aquel que sea capaz de sacar a la calle 200.000 personas, que viene a ser dos veces el aforo del campo nuevo, de la balompédica de Barcelona. Que por cierto está en la UVI de la liga de campeones, después del repaso que llevó. Yo no voy a entrar ni a salir, si la gestión es buena o mala, si el dinero se gasta indebidamente, si están trincando del contrato con el proveedor de las medicinas, si se están desviando consultas y pruebas a las compañías privadas, en las mismas que luego trabajan ellos cuando salen a 14:30h. seguro que se puede hacer mejor.

Si hacemos una comparación con la educación, una plaza escolar cuesta 4500 euros y una plaza concertada 2000 euros, pero las comparaciones son odiosas. Al igual que las armas no las carga el diablo, las carga el humano. Así que a Spiryman desde mi modesta opinión le digo, que estoy con él, pero que es mejor que se dedique a sus niños y sus urgencias y que deje de sacar la gente a la calle. Que eso de las detonaciones por simpatía es una milonga. Que tanta gente en la calle mete miedo, y a ciertas horas más aún. Yo por desgracias he pasado por el quirófano varias veces, hasta el punto que la ultimas vez, salí muy decepcionado, pues el anestesista me prometió una sedación y un sueño feliz, muy feliz, pero me vio tan tranquilo que las dos horas que se tiró el cirujano extirpando el lipoma que tenía adosado al cuello, se lo paso cascando conmigo del podemita y sus acólitos. Iban a ser 40 minutos, pero estaba muy ramificado. La verdad es que los que conocemos la sanidad, portuguesa, francesa e italiana, bien como enfermos o como acompañantes, nos damos cuenta que tenemos LOS MEJORE S MEDICOS DEL MUNDO. Y el problema lo tenemos para llegar al quirófano. Una vez en él, < estamos en las mejores manos del mundo>, con los mejores medios del mundo. Siempre con todo el cariño señor Spiryman, da usted la impresión que es toda una castaña. Y a esos que les gusta mirar tanto para el norte de Europa, a esos países tan socialdemócratas y que resulta que Madrid solamente tiene más habitantes que alguno de ellos, que tienen el despido libre, y que el que no trabaja no come. Y se lo digo con conocimiento de causa, yo tuve la suerte de tener todo un curso escolar a un becario sueco que vino a perfeccionar el español, con 18 añitos y traía impresión de que Europa acababa en los pirineos, sobrao él y muy educado. Hubo que llevarlo un día a urgencias para darle un punto en una ceja, y al quejarse no recuerdo porque, le corto la doctora y le dijo en castizo, no me hables de Suecia porque he trabajado 10 años en Estocolmo, y tenéis una mierda de seguridad social, me lo dejo más suave que un guante. Retomando el quirófano, y el anestesista, mi sorpresa fue, cuando me comentó que él no podía ponerse enfermo, ¿Cómo? Le dije yo, me dice, mira, entre la hipoteca de la casa, la del coche y tres hijos, y mi barquito para navegar por el tan contaminado mar Menor, si me rompo una pierna, y me tiro dos meses de baja, dejo cobrar el complemento de no sé qué, y no puedo venir aquí por las tardes de donde saco los 3000 euros que dejo de ganar, pues uno gasta y se compromete con arreglo a lo que cobra. Y yo desde aquí me pregunto: Señores del ejecutivo.

¿Por qué no le pagamos a los médicos un sueldo, al estilo de los europarlamentarios, (porque estos salvan vidas y ustedes las destruyen)?

Y así no tendrían que salir del hospital de Santa Lucia, para irse a operar por la privada. Y así dejarían de trabajar 12 horas diarias.

Al gobierno pepero murciano preguntarle ¿Por qué se han gastado ese pastón en hacer el hospital de Santa Lucia, cuando hay un hospital Naval del paquete con 14 plantas cerrado por el ministerio de Defensa? Pues seguramente por la mamandurria sanitaria. A ver si va a tener razón el Spiryman.

Y a la plataforma de salvar el Hospital de Santa María del Rosell, ¿dónde coño estaban cuando cerraron el hospital Naval?, que por cierto está en el pulmón de la trimilenaria Cartagena de mi alma..., seria porque había que acabar con la sanidad militar, en la ciudad departamental.