Opinión
Antonio Burgos. PD

COMO los pajaritos cantan y las nubes se levantan, y en España ya no hay paro, y los chavales que salen titulados de las Universidades es que se los rifan para darles un trabajo.

Y como las arcas del Estado están rebosantes, y no hay la menor deuda pública, y el PIB está que se sale, y los catalanes y los vascos cada día quieren ser más rabiosamente españoles, que las existencias de banderas nacionales rojigualdas se han agotado en esas dos regiones.

Y como la ETA desapareció, entregó las armas y no hubo ninguna marca blanca que osara ocupar las mismas instituciones a cuyos democráticos representes aquellos asesinos les pegaban un tiro en la nuca.

Y como la labor de ZP fue benéfica y pacificadora, que a partir de la triste y aún oscura desgracia de los atentados del 11M fue España una balsa de aceite de reconciliación, de superación de las heridas de la guerra y de concordia nacional.

Y con Cero Corrupción. Y como ZP fue el primero que alertó en 2007 de la crisis económica que se avecinaba y España tomó todas las medidas que otras naciones, que iban como locas, no se atrevían a adoptar, pues que aquí no se despidió a nadie, nadie quebró ni suspendió pagos

Y como todo esto es así, y en España no existe marginalidad alguna, ni en los portales duermen los sin techo sobre cartones, y todo el mundo llega perfectamente a fin de mes, y no como en otros países, donde incluso hablan de «pobreza energética».

Como todo es un camino de rosas, los ayuntamientos pueden dedicarse a los problemas que verdaderamente preocupan a la gente. O sea, que invierten su dinero en remediar las urgencias sociales más inmediatas y necesarias.

Por ejemplo, era una urgencia social quitarle el nombre de S. M. El Rey Don Felipe VI a ese nuevo parque de Madrid. ¿Pero en qué país se creen que estamos? ¿A quién se le ocurre ponerle el nombre del Monarca al parque de una nación que es un Reino? ¿Habráse visto?

Muy bien hecho, doña Carmena, sí, señora: venga, un referéndum urgentemente, porque no hay derecho a que un parque de Madrid lleve el nombre del Rey.

Y con la Gran Vía, lo mismo. Es un clamor la protesta ciudadana contra el paso de coches por la Gran Vía. Por eso, como la verdadera urgencia social que es, hay que hacer peatonal la Gran Vía cuanto antes.

Y hay que quitar la misa de La 2 de TVE cuanto antes, porque es una urgencia social por la que el pueblo soberano tiene hasta perdido el sueño. Claro, como ya no hay paro, ni corrupción, ni político alguno sentado en el banquillo de los investigados o metido en la cárcel, es de toda urgencia social que no se retransmita la santa misa por

La 2 de TVE que pagamos todos los españoles. ¿Usted no ve si fuera un jámala-jámala coránico en una mezquita? Eso ya sería otra cosa y podría permitirse. ¿Pero una misa? ¡Dónde vamos a llegar! Así que muy bien esa medida de absoluta urgencia social.

Como lo de Sevilla. Como Sevilla no es la Capital de la Corrupción, ni aparte de la cuna de Velázquez la cama de los ERE, y el pleno empleo está que chorrea, y no se cierra fábrica alguna, ni comercio alguno, pues hay que atender el clamor del pueblo, que considera de absoluta urgencia social quitar cuanto antes a San Fernando, San Isidoro y San Leandro del escudo municipal, así como el título de «Mariana» a la ciudad. Hombre, si por lo menos fuera el título de «Mariana Pineda»...

¿Pero «mariana» de María, de la Virgen? ¿Dónde vamos a llegar? Así que maravillosa esa medida de urgencia social.

Como la enseñanza concertada, que es de urgencia social acabar con ella, otro clamor: y más si es de curas y monjas. Así que mi felicitación más sincera (¡por aquí!) a los que se dedican a remediar estas urgencias sociales en una España donde No Passsa Nada.