Opinión
Santiago López Castillo. PD

Hasta que no lo han conseguido, no han parado. Que cante Rajoy. Por peteneras o por soleares. Pero que cante. Ya están las fuerzas de la oposición frotándose las manos para cuando llegue Rajoy a la Audiencia Nacional. ¿Y si lo hace por video conferencia? Pues que su testimonio lo sacarán las cadenas encadenado para mayor regodeo de la audiencia. Jueces vinculados al PSOE (lo que se entiende por acusación popular, yo acuso y tu te jodes), que responden a la asociación de letrados Adade, hostigados por el empleado del Corte Inglés, el señorito Sánchez, no han parado de echar leña al fuego hasta que cayera Rajoy. Esto no es justicia. Esto es una venganza política.

Por mí, que se los lleven a todos, quiero decir a los mandamases peperos. Y, causalidad, casualidad, en esta redada ha caído Esperanza Aguirre, con las ganas que la tenían. Todo está diseñado, además de "por la voluntad popular", por los podemitas que además de la mofa hacen escarnio de los adversarios políticos, sin reparar en que ellos se ciscan en los muertos de sus enemigos. Mientras el Fiscal del Estado contempla impávido la burla y el insulto de estos "asamblearios" de universidad que en ningún país democrático serían aceptados.

Miedo dan y miedo tenemos con estos chavistas que llevarán a Venezuela al caos, ya están en ello. La prisión. La mordaza. Y los perro-flautas afilándose los colmillos por si vienen a España. No quisiera estar en el pellejo de Francisco Granados, ex diputado madrileño que lleva en situación preventiva cinco años. Joder, con la prevención y muerte pero sin resurrección.