Opinión
Apuleyo Soto. PD

Vista muestra ladeada
Oriol Junqueras, el vice
del Puigdemont de la nada
(ya que en nada va a quedar
el 1-O de su alma).

El citado bizco Oriol
lo mira al bies y con calma,
y espera ser Presidente
de la región catalana
que pretende separarse
de la gran nación hispana,
superando al Puigdemont
por encima del Espasa
en mentiras retorcidas
y en engaños y en falacias.

No se sienten españoles
esos líderes. ¡Qué gracia
más dañina, más estúpida,
más cargada de metralla!
Hijos pródigos... , derrochan
lo que se les dio, y se pasan
de las leyes del Estado
soberano en esta causa,
pero no van a encontrar
-las habas están tasadas-
quien les acoja en Europa
ni en la ONU, aún más ancha,
cuando llegue ese refrendo
de independencia a la carta.

Si Oriol español no es,
que baje Dios a esta Patria,
ponga las peras a cuarto,
dé cuenta de la ensaimada
y con su ojo trinitario
le ausculte hasta las entrañas.

Basta ya de hacerse el tonto,
el sordo, el ciego, el mamamas... ,
y a trabajar todos juntos,
que es lo que Rajoy demanda.
(Seny: sentido común,
y adiós a demás mandangas
con que engatusa a los pueblos
libres de opinión y amarras).