Opinión
José Luis Rodrígez Zapatero (PSOE) PD

Un negociador inter partes, debe ser neutral. El problema es, que cuando se da una situación de injusticia, no hay negociadores imparciales, porque como decía el arzobispo Desmond Tutu cuando se es neutral en una situación de injusticia, es que se ha elegido el lado opresor.

A pesar de todo, en el tema de Venezuela, ha surgido un negociador conocido por todos nosotros: el ex presidente Zapatero, el gran negociador, el buenista del talante, que no solo dejó a España sumida en la ruina, sino que además es el causante directo del problema que tenemos en Cataluña.

Sin que viniera a cuento, porque nadie lo pedía, ni estaba en el programa electoral, ofreció un nuevo estatuto para Cataluña con el compromiso de aprobarlo tal como llegase de allí, fuese cual fuese su contenido.

Sin que viniera a cuento, se cargó el espíritu de la transición mediante la Ley de Memoria Histórica, que nadie pedía, para refrescar odios que casi todos habíamos olvidado.

Sin que viniera a cuento, se puso a negociar con ETA cuando ya estaba vencida, para atribuirse a sí mismo la normalización del País Vasco, llegando incluso a avisarles cuando iba a haber detenciones y haciéndoles creer que tenían posibilidades consiguiendo un fracaso y dando a los terroristas un balón de oxígeno.

El resultado es evidente, problemas en Cataluña, gente que pide la revisión de la transición, odio por todas partes, o sea que el buenismo y el talante han dejado a España convertida en dos bandos tal como la dejaron sus predecesores de hace algo más de 80 años.

En definitiva, de Zapatero parten casi todos los males que hoy afectan a los españoles, por lo menos los más graves. Desde el remover la guerra civil, para generar odio entere los españoles, hasta las consecuencias de la crisis económica que no abordó dada su actitud de negar la realidad hasta que fue demasiado tarde, pasando por el crecimiento del sentimiento independentista en Cataluña.

Ahora lo está padeciendo Venezuela, y hasta que no se muera seguirá estropeando todo en lo que se meta.

Si el buenismo fuese una manera de dirigir el mundo, ya lo hubieran inventado los romanos, y lo hubiera certificado Nicolas Maquiavelo en El Principe. Por desgracia algunos creen que el pensamiento político es algo que se ha inventado en el siglo XXI.

Zapatero: con lo bien que se está en casa con una buena paga..., ¿no conoces la canción?; ... "si no sabes torear, pa que te metes"

No es broma