Opinión
Julia Navarro.

Un millón, asegura la guardia urbana de Barcelona al cifrar el número de manifestantes en la Diada. Alrededor de trescientos mil se dice desde la Delegación del Gobierno. Medio millón apunta un periódico, setecientos mil se señala en otro.

Yo no sé cuantas personas participaron en la manifestación independentista con motivo de la Diada pero lo que es obvio es que acudieron muchísimas personas. Y eso me lleva a preguntarme ¿dónde estuvieron todos esos centenares de miles de personas que están en contra de la independencia? ¿Por qué no salieron a la calle?¿Por qué no participaron en los actos convocados por los grupos no independentistas? La realidad es que esa mayoría silenciosa que no está por romper la legalidad en Cataluña y por tanto está en contra de la independencia viene manteniendo tanto silencio que se podría llegar a pensar que no existen.

Son los partidos independentistas los que no solo tienen un "relato" que dirían los modernos, sino que con su presencia activa en las calles, en los medios sociales, en todas partes, hacen creer que toda Cataluña son ellos.

Durante muchos años esa parte de la sociedad catalana que no es independentista se ha mantenido en silencio. Por comodidad, por no buscarse problemas, por miedo a ir contracorriente, por tantas y tantos otros motivos, pero digo yo que ahora que las aguas del independentismo se han desbordado es hora de que toda esa mayoría silenciosa de un paso al frente y diga en voz alta donde está y lo que quiere.

La Diada habría sido una buena ocasión para que esa mayoría silenciosa hubiera salido a la calle, hubiera sacado músculo, se hubiera hecho notar.

Hay momentos en la vida en la que ya no caben ambigüedades, en las que no se puede seguir buscando refugio en el silencio, en no hacerse notar para esquivar problemas e incomodidades.

De manera que es obligación de esa parte de la sociedad catalana la de hacerse presente y abandonar ese comportamiento melifluo.

De momento la batalla de la propaganda la ganan de calle los independentistas.