Opinión
Salvador Monzó

I

Soy escribiendo un poco guarrete,
Pero con ser así ningún mal hago;
Si alguna vez algo huele a galápago,
El viento se lo lleva en un periquete;

Si no obstante alguien contra mi arremete,
Creyendo que con lo mío no le halago,
Y opta, ¡jo!, porque pase un mal trago,
Que vaya y que se compre un chupete;

No es de recibo decir que "me cago
En tus muertos"... Por ahí ni amago;
Pero al ver darse un beso al zoquete

Domenech con quien solo causa estrago,
Con su boca de ano oliendo a retrete,
Me va a la sin hueso darle carrete...

Del silencio luego remo por el lago,
Hasta que alguien me pone en el mismo brete.

II

Si antes a rastras nadie daba un duro
Por él, ahora, ya en silla de ruedas,
Del descaro se salta todas las vedas
Y encima le pagan café, copa y puro;

Además de feo, -aunque sea duro
Decirlo-, y deforme, todas las veredas
De la insolencia recorre... Y te quedas
Perplejo viéndole ágil más que un canguro;

Con los músculos que exhibe de monedas
Oxidadas, sin sentir ningún apuro,
A este país, que por sus alamedas

Le ha abierto caminos lejos del oscuro
Porvenir del suyo, viste con las sedas
Raídas de la ingratitud su futuro...

Nos vende el Echenique en sus almonedas
El único compuesto que urde:... ¡Cianuro!.