Opinión
Trump YT

LA compañía FIAT Chrysler (FCA) anunció el jueves que traslada su producción de camionetas de México a Michigan en EEUU.

La fabricación pasará de El Saltillo mejicano a la localidad de Warren, cerca de Detroit ya en el 2020 y creará 2.500 empleos.

La región de Detroit, otrora capital de la producción automovilística, se hundió en la desindustrialización, el paro, la pobreza y el crimen hace décadas. Esta noticia es para sus habitantes un acontecimiento milagroso. LA FCA anunció que vuelve a fabricar allí por la reforma fiscal.

Pero se habla poco de eso porque Trump volvió a demostrar que es un racista, dicen. Eso cuando acaba de declarar Fiesta Federal como «Día de Martín Lutero King» el próximo día 15 de enero.

Resulta que en una conversación privada Trump se refirió a algunos países del Tercer Mundo como «agujeros de mierda» (shitholes). Llamar agujero de mierda a Haití o Somalia o Salvador está feo. Aunque seguro que Trump no es el primero en pensarlo o decirlo.

Pero dicho por Trump eso es un escándalo mundial que ha movilizado hasta a la ONU, esa que llama «genocida» a Israel, insulta a EE.UU. casi a diario y protege a regímenes criminales que no insultan sino ahorcan, fusilan y torturan. Es intolerable, dicen, un exabrupto en una conversación privada.

Merece una condena universal si es de Trump, el hombre más insultado, injuriado y difamado públicamente por periodistas, políticos y comediantes del mundo entero. ¿Cómo se le ocurriría?

Cuando Haití es Suiza y todos quieren mandar a sus hijas a Somalia a estudiar. Quizás sea menos racista constatar que Haití está hecho una mierda que pedir donaciones para Haití y que llegue a su destino menos del 10% de millones recaudados. Eso hizo la Fundación Clinton, según publicaron diversos medios.

Times, enemigo mortal de Trump, siempre con su portada repleta de titulares contra el presidente, abría ayer con este título: «Tightest Job Market in Years Aids Applicants Once Shunned».

La ingente demanda en el mercado laboral ayuda a quienes antes buscaban trabajo inútilmente.

«La escasez de mano de obra da oportunidades a quienes eran evitados por las empresas, como trabajadores con antecedentes penales, minusválidos o parados de larga duración».

El paro en las comunidades negras baja a mínimos históricos. La economía norteamericana genera la demanda de mano de obra más feroz en décadas. Las televisiones especializadas en el «odio eterno al facha de Trump» no tienen hueco para eso.

Proclaman día y noche que Trump es racista, machista y está loco. Pero en Warren, Michigan, en todo EEUU entre los minusválidos, parados de larga duración y población negra marginal que estrenan empleo, la opinión sobre Haití importa poco. Importa, junto al trabajo, la seguridad.

Y si Trump les da ambas cosas, los enemigos de Trump volverán a patalear en 2020. Ni «impeachment» ni inhabilitación ni gaitas. Si quieren deshacerse de él, tendrán que matarlo.