Opinión
Salvador Monzó

I


Es el evangelio que para que todos
Se salven, es necesario que uno muera;
Quien lo dijo, de buenos o malos modos,

No era nada tonto, fuera quien fuera,
Pues que, tras decirlo, se lavó las manos,
Porque más de uno no le maldijera;

De éstos, la historia de los humanos
Y las humanas tiene ejemplos a punta pala
Con mucha enjundia, aunque parezcan vanos;

Si unos son como lluvia que no cala,
Como las tormentas, bien que en la Política
Los hay muchos que de su RIP hacen gala

Muy a pesar suyo... Larga es la estadística...
Hoy día, consultadas las últimas fuentes,
Se halla ya a las puertas de una Clínica,
Por un traspiés,... ¡doña Cristina Cifuentes!.


II

Ha llegado la hora
De que el tal Rivera se retrate,
Concediéndole mora
A Rajoy, o el... ¡date
Muerto!,... cual en ajedrez jaque-mate;

Si no quita de en medio
A Cifuentes, le quitará el Gobierno
De Madrid sin remedio,
Y el amor materno
Del Pp a Madrid se irá al cuerno;

Y ocupará su puesto,
De su mano, desde luego la Izquierda,
Que sin más, por supuesto,
Sin que tense la cuerda,
Llenará el centro de España de mierda;

Y entonces las cañas,
Señor Rivera, se volverán lanzas,
Como en alimañas
Quienes bailan sus danzas,
Pues tal mudanza llenará sus panzas;

Atento a las secuelas
Si en la Política es un danzarín
Quien da viento a las velas
Del Psoe... Con tal postín
Puede que el Partido toque a su fin,

Pues un cerro de votos
Descenderá del Pp a los valles,
En tanto que a los sotos,
Las plazas y las calles
De usted, señor, Rivera,... ¡algo le falle!.