Opinión
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (PSOE). EP

"Un ateo es una persona que no cree en Dios hasta el momento en que el avión comienza a caer en picado"

"El fanatismo del ateo es para mi casi tan divertido como el fanatismo del creyente" Albert Einstein

Nada tengo contra los ateos, como tampoco contra los ortodoxos, ni contra los budistas ni contra nadie que busque en cualquier religión o fuera de ella, que busque en Dios o sin Dios las respuestas a las preguntas que siempre nos hemos hecho los seres humanos. Sí estoy en contra del adoctrinamiento de los ateos y de los que creen en el dios de cualquier religión; en contra de los que hacen ostentación de los símbolos religiosos, cualesquiera que sean y de los que hacen ostentación de su desprecio a esos símbolos. El Estado puede definirse como le de la gana en cuestiones religiosas y de creencias, pero los sentimientos religiosos de los ciudadanos y sus creencias en Dios tal y como cada uno conciba a ese dios, deben ser respetados, sobre todo deben ser respetados por sus gobernantes.

Y ahora una pequeña historia: "Año 1892. Un hombre de 70 años y un joven viajan en el mismo tren. Están sentados el uno al lado del otro. El hombre lee la Biblia, el joven libros de ciencia. El joven se dirige al hombre - Señor, no lea usted ese libro lleno de cuentos y fábulas. El hombre le contesta - No es un libro de cuentos es la Palabra de Dios. El joven responde - Solamente personas sin cultura creen todavía en Dios. La ciencia ha demostrado que Dios no existe. El hombre, perplejo, pregunta - ¿A eso ha llegado la ciencia? El joven, levantándose le dice - He de bajarme en la siguiente. Déjeme su dirección y le enviaré gustosamente documentos científicos que le sacarán de su ignorancia. El hombre, pausadamente, saca su cartera del bolsillo interior de su chaqueta, extrae de ella una tarjeta y se la acerca al joven. Este la lee: Louis Pasteur. Director General del Instituto de Investigaciones Científicas de la Universidad Nacional de Francia. Las dos aportaciones más conocidas de las muchas que hizo a la ciencia y a la humanidad Louis Pasteur fueron las vacunas y la pasteurización. Pasteur, uno de los científicos más grandes que ha dado la ciencia decía:" Cuanto más estudio la naturaleza, más asombrado quedo ante el trabajo del creador...Un poco de ciencia distancia a uno de Dios, pero mucha ciencia le acerca a Dios"

Otra pequeña historia que hace años me contó un matrimonio italiano amigo mío sobre su abuelo: "Era comunista hasta la médula, siempre lo había sido. En los últimos instantes de su vida y aparentemente ausente, estábamos junto a él algunos familiares. Nuestra abuela, su esposa, ferviente católica; creyendo que él ya no sentía nada había llamado al sacerdote para que le aplicara la extremaunción. A las primeras palabras del cura, el abuelo, levantando la mano muy despacio y extendiendo el dedo índice hacía el cielo dijo: "Io parlo solo con il Capo"

Desde que el hombre puso su pie sobre este planeta, ha necesitado creer en algo. Incluso los que se llaman ateos creen en un dios y algunos de ellos le ponen nombre a ese dios en el que creen a pesar de su ateísmo. Ese nombre que algunos le ponen es el romano Júpiter o el griego Zeus quienes representan el paradigma del poder. Es a ese dios a quienes algunos ateos rinden culto y pleitesía ofreciéndole sacrificios todos los días.
Manuel del Rosal

Lo de Einstein, lo de pasteur, lo de papini