Opinión
Pedro Sánchez y la crisis del Aquarius.

"España es la reserva espiritual de Occidente" Se decía en la época franquista, época dictatorial. En plena democracia acabamos de recuperar ese título con la acogida del barco Aquarius en el que navegan a la deriva más de 600 inmigrantes. Al título se le denomina ahora, según la OIM, "Liderazgo moral de España". Yo me pregunto qué porcentaje de solidaridad y humanidad hay en esta decisión del gobierno y que porcentaje de política de buenismo, demagógica y electoral. Claro que es posible que busquen la canonización de Pedro Sánchez como santo de peana y hornacina, al igual que pretendieron dar el Nobel de la Paz a Zapatero.

Son 629 inmigrantes entre ellos 123 niños que están desamparados. Permítanme dar unos datos sobre hombres mujeres y niños españoles desamparados por sus gobernantes. En España y según datos de Unicef más de dos millones de niños están bajo el umbral de la pobreza. Es el tercer país de Europa con más pobreza en sus niños, solo están delante de ella Rumanía y Grecia. Esa cifra, siempre según la Unicef, no solo no disminuye, sino que en los últimos años se ha acrecentado. Según datos de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social de 2016 un 27% de la población, unos 13.000.000 de españoles viven bajo el umbral de la pobreza. La pobreza energética alcanza a 1,5 millones de hogares...Y este nuevo gobierno, preocupadísimo por los inmigrantes que van en el Aquarius, parece no recordar estas cifras, y si las recuerda, prioriza el coste de la acogida de esos inmigrantes a la inversión en las necesidades de millones de españoles. Vuelve el "buenismo". Por supuesto que hay que ser solidario, pero después de habernos ocupado de lo nuestro y de los nuestros. Esto es como aquel padre de familia que, fiel creyente del "buenismo", acogió a dos personas en su casa. Para ello debió de reducir las raciones de todo lo necesario para vivir a su familia y a los que acogió: lo único que consiguió fue que todos vivieran en la pobreza. Todos los países europeos que se han negado a acoger el barco Aquarius han pensado antes en sus niños, en sus ciudadanos y en sus familias. España "Nueva reserva espiritual democrática y socialista de Occidente" "Líder moral de Europa" ni se ha acordado de que tenemos millones de personas, familias y niños bajo el umbral de la pobreza y que los millones que nos cuestan todos los años la acogida de los inmigrantes y su manutención vendrían muy bien ser invertidos en paliar esa pobreza. Vuelve el "buenismo" y con estas acogidas volverá el efecto llamada de tan ingrato recuerdo. Ya no llegarán en pateras, lo harán en transatlánticos. Pero no solo es este gobierno y los anteriores los que se olvidan de los españoles para "quedar bien" con Europa, también somos los mismos españoles quienes, en un ejercicio de solidaridad mal entendida y de la estupidez de una moralina vacua, para acallar nuestras conciencias, nos mostramos "acogedores" con los de fuera mientras nos olvidamos de nuestros niños. A veces la tontuna de los progres llega a eso. Se me ocurre que Sánchez debería acondicionar la Moncloa con muchas literas para acoger unos cuantos y otros tantos llevarlos al chalet de Pablo Iglesias en Galapagar.

No quiero parecer malévolo, pero me estoy imaginando a Ángela Merkel y Macrón analizando la situación del Aquarius. ¿A dónde lo enviamos? pregunta uno - ¿Quiénes son los más solidarios, buenos y progres? pregunta el otro - Bueno, con la llegada al poder de los socialistas España es ahora el paraíso del buenismo, la tolerancia y la tontuna progre. - Entonces no divaguemos más, el Aquarius va a España y con él va también la presión migratoria. Mientras, los italianos, que miran más por sus niños y por sus familias, levantan los dos dedos en V al tiempo que gritan ¡Victoria! se lo hemos endosado a España.

Cuarenta años después, ya en democracia y con un gobierno del "buenismo", España recupera aquella frase tan denostada cuando era acuñada por el franquismo y que ahora, quitándole las telarañas del tiempo, la recupera Ivan Redondo para este gobierno de Sánchez: "ESPAÑA ES LA RESERVA ESPIRITUAL SOCIALISTA DE OCCIDENTE". Que Dios nos coja confesados en esta nueva etapa de "buenismo" y "talante"