Opinión
Audiencia, televisión, televisor, espectador. TV
Pedro Sánchez coloca a un duro comisario político del 'soviet' de TVE para dirigir 'Los Desayunos'

Como puntualiza el periodista Luis Ventoso este 12 de agosto de 2018 en 'ABC', la primera medida de Sánchez tras ocupar el poder de mano de los enemigos de España y sin ganar unas elecciones no fue económica. Tampoco social, aunque se ponga estupendo hablando de una España más justa.

"La primera medida fue un decreto urgente para someter a RTVE a la férula del PSOE y Podemos".

Añade Luis Ventoso que la coartada era que el ente público se encontraba en situación «anómala, excepcional y de emergencia».

En una entrevista de cámara en la Moncloa con los periodistas Ana Blanco y Sergio Martín, el flamante presidente Sánchez explicó que «mi compromiso es que RTVE no esté al dictado de ningún Gobierno ni partido».

A uno de aquellos dos profesionales, Martín, ya lo han laminado de «Los Desayunos», que presentaba y dirigía. ¿La razón? No era un progresista pata negra. Ya viene un repuesto fetén de la etapa zapaterista (Pedro Sánchez coloca a un duro comisario político del 'soviet' de TVE para dirigir 'Los Desayunos' ).

 Ayer, en la TVE «plural que no está al servicio de ningún partido», el Telediario fue interrumpido para conectar con Doñana y emitir en directo una chapa de Sánchez de cinco minutos, ahíta de tópicos sobre la UE. Cuando iba a hablar Merkel, cortaron. Al final del informativo volvieron a endilgarnos a Sánchez.

Lo que no nos dieron es lo que hoy les contamos con vídeo incluido en la portada de Periodista Digital ( Lo que no te cuenta la RTVE de Iglesias: Pedro Sánchez, abucheado en Sanlúcar).

No es el único ejemplo (La RTVE de Pablo Iglesias silencia el 'enchufe' de Begoña pero se hincha a hablar del máster de Casado).

Cierto que los de RTVE (laSexta no disimula ni en verano: Hilario Pino le dedica más de una hora a hablar del máster de Pablo Casado y se olvida de los escándalos de la era Sánchez), pero tanto mangoneo es sonrojante.

Todo es una farsa. TVE ha sido sometida con urgencia porque este es el Gobierno de la propaganda. Maniatado en el Congreso y con unos socios antiespañoles e imposibles, el Ejecutivo no tiene más objeto que el culto a presidente, con la ilusión de que en los próximos comicios mejore.