Hinchas de fútbol animando a España.

EP

Dividir el Estado en varios Estados

clipping

“Hermanos catalanes, hermanos vascos, hermanos gallegos…”

Jesús Millán Muñoz, 10 de septiembre de 2015 a las 09:21

Los que quieren dividir el Estado en varios Estados vengan a las Castillas a conocernos... Los que quieren dividir la Península Ibérica, deberían dedicar varios meses a viajar por el resto del país.

Y empezar a entender y comprender a personas que viven en cientos de ciudades, aldeas, pueblos de unos cientos a unos miles o docenas de miles de habitantes...

1. Quizás así comprenderían quién y quienes son los que están más explotados, o han salido a lo largo de la historia perdiendo... perdiendo población yendo a otros lugares de la península, a otros lugares de Europa, quienes están industrializados y quienes no, cómo han marchado los flujos de capitales..., quienes en caso de conflicto militar, interno o externo han defendido a la totalidad de la población de todas las regiones durante siglos, etc.

Quizás si esas personas, o gran parte de ellas, que quieren dividir el país y el Estado y la sociedad en varios Estados, quizás si viniesen a vernos a los de la Mancha, a los de Extremadura, a los de Castilla. Si viniesen a los pueblos profundos, y no solo a las capitales, nos entenderían y nos comprenderían mejor, y quizás nos querrían y nos amarían y no se querrían separarse de nosotros, porque nosotros somos y hemos estado siendo siempre más explotados que ellos, y siempre nos ha tocado el perder... y si ahora se secesionan, aún perderemos más... si así sucede, las instituciones y organizaciones filantrópicas y religiosas de esas regiones que desean independizarse, dentro de unas décadas tendrán que hacer aportaciones colectivas, para que nosotros podamos vivir o sobrevivir...

2. Verían la falta de infraestructuras, verían según la época que vengan la falta o carencia de agua, o casi siempre estar en el límite, verían paisajes y paisajes sin industria, verían personas trabajando, una gran cantidad de ellas, en puestos muy inferiores a su formación, etc.

Dirán con razón que no hemos tenido, en general, una mentalidad emprendedora, una mentalidad más empresarial, que no hemos tenido más iniciativa... Es cierto. Pero siempre hemos ido detrás en todos los parámetros que otras zonas del país o de la sociedad o del Estado... Siempre hemos ido detrás en todo, y no siempre hemos sido nosotros los responsables y los culpables, o al menos, no en todo y no siempre... Siempre, en general, cuándo una nueva industria o sector nuevo económico se imponía o se creaba, casi siempre se hacia en otras regiones, haya sido con capital público o privado o a medias de ambos.

3. Que analicen y vean cuánto se ha invertido en unas zonas y no en otras... cuánto dinero y cuales han sido los flujos demográficos... y que se vean, si las grandes empresas multinacionales que ahora están en algunas zonas de la península ibérica, si se habrían formado, si no hubiesen tenido durante décadas su comercio nacional en el Estado o en otras regiones del Estado... primero, fueron locales esas industrias, después comarcales, después provinciales, luego regionales, y al final, nacionales, y el último paso multinacionales o europeas... y eso, eso lo han ido haciendo durante décadas... pero sin haber pasado por el paso intermedio no habrían llegado al final... a tener varios miles de industrias que ya son multinacionales, que ya superan sus negocios fuera de la Península Ibérica... Si no hubiesen tenido el mercado nacional y de ámbito estatal no se habrían consolidado como empresas multinacionales o transnacionales, en mayor o menor medida de lo que sean.

4. Aquí en Castilla entenderían, que creemos que un padre tiene cinco o seis o siete hijos, y éstos ya tienen quinientos años al menos. Algunos son más listos, inteligentes, más prácticos, con más creatividad, con más inteligencia si quieren, más emprendedores... Y entonces, el padre se dice, bueno, pues invirtamos más en los dos hijos con más posibilidades, y se les da más estudios, se invierte más en ellos, se incentiva más en todos los parámetros, y el resto de hijos, se invierte menos, trabajan en las industrias de esos dos o tres hermanos que son más prácticos y pragmáticos y más inteligentes... Y así han ido pasando los siglos...

Pero ahora resulta, que dos o tres de los cinco o seis o siete hijos, los que han prosperado más, dicen y dicen al padre y al resto de hermanos, que ya tienen más de cinco siglos, bueno, nosotros y nuestra riqueza material y nuestras industrias, y todo lo demás es para nosotros solos, queremos dividir la empresa que lleva siglos existiendo, la gran empresa que es el Estado en definitiva... y nosotros quedarnos con lo que producimos y sus plusvalías, y no pagar impuestos para que vosotros que producís menos, pues os sirváis de ellos... porque nosotros tenemos unas cuantas diferencias, que apenas son diferencias, y porque nosotros así lo queremos y deseamos y sentimos...

Y los otros tres o cuatro hermanos más "tontos", menos eficientes, menos competitivos, con menos industrias y con menos recursos, miran al padre y le dicen, pero qué es lo que sucede... si llevamos cinco siglos unidos, trabajando para ellos, defendiéndoles a ellos, nuestros hijos durante generaciones han emigrado a sus comarcas y regiones, y han servido de mano de obra, si mucho de nuestros capitales han ido a sus industrias, si y si nuestros hijos en generaciones anteriores han muerto en trincheras defendiendo los intereses de todos y especialmente los de ellos...

Y esos tres hermanos con menos creatividad, con menos conocimientos, con menos capital, con menos industrias sienten que han sido traicionados, porque ellos consideran a los hermanos más inteligentes y más ricos y más creativos y con mayor capacidad industrial, ellos los consideran como sus hermanos, los consideran como sus iguales, los consideran como ellos mismos, no se sienten que son diferentes a ellos, sino que son de su misma carne y sangre y cerebro que ellos... porque llevan siglos unidos formando una unidad, porque llevan milenios antes de esa unidad, deseando haber tenido esa unidad... porque tienen la misma cultura básica, las mismas formas de pensar básicas, las mismas formas de afrontar el mundo, en definitiva la misma visión o macrovisión o cultura o ideología del entendimiento del mundo... solo se diferencian en pocas cosas, en nada, en naderías, en pequeños matices...

Y además saben que unidos siempre es mejor, mejor para afrontar el futuro. Y el futuro nadie lo conoce, lo que puede venir y suceder. Y unos, unos pondrán sus industrias y sus cabezas, y otros quizás tengan que poner sus brazos, y quizás sus pechos para quedar en las cunetas de los conflictos de la historia... porque ya no estamos en el siglo diecinueve, sino en el veintiuno con un Mediterráneo impredecible en todos los parámetros, con continentes enteros que están a miles de kilómetros que producen cien veces más barato que nosotros...

Unidos podremos tener horizontes de futuro, desunidos nos comeremos entre nosotros y nos comerán desde fuera... solo es cuestión de tiempo...

Una mano está formada por dedos diferentes, pero la diferencia crea la unidad, un cuerpo humano tiene cientos de realidades biológicas diferentes, pero unidas formamos una unidad superior. La diferencia es la esencialidad que crea una unidad superior.

5. Antes de tomar una decisión de separarse, antes de tomar una decisión que sea después irreversible, durante las próximas semanas, meses, vengan a vernos, vengan a vernos hermanos, hermanos de Cataluña, hermanos del País Vasco, hermanos de Galicia, vengan a vernos, por favor, vengan a nuestros pueblos, aldeas, villorrios, ciudades... No es pedir mucho, para personas que llevan siglos unidos formando una unidad, que llevan aspirando desde los visigodos a la unidad... no es pedir mucho... *



Recibe nuestras noticias en tu correo

Tomamos tu privacidad muy en serio
facebook

Publicidad
Aviso Legal | Política de Privacidad | Protección de Datos | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05