Opinión
Carmen Calvo y María Jesús Montero, en el Gobierno de Pedro Sánchez. EP

El Ejecutivo de Pedro Sánchez acabará con la recuperación económica si se empeña en gobernar a golpe de subida de impuestos.

La última medida del Ministerio de Hacienda castigará a los inversores extranjeros, actores fundamentales a la hora de seguir perseverando en una recuperación económica que en los últimos tres años nos ha llevado a crecer a más del 3% de manera consecutiva y que nos ha situado a la cabeza del crecimiento entre las principales economías de Europa.

No obstante, si la titular de Hacienda, María Jesús Montero, se afana en aumentar los gravámenes, no quedará nada de esa mejoría, ya que además de dificultar las inversiones extranjeras, también castigarán a las empresas españolas con el Impuesto de Sociedades.

Algo que puede suponer un efecto de bola de nieve que dispare los gastos de personal y congele la creación de empleo. Han sido precisamente los nuevos puestos de trabajo el principal combustible del motor económico en estos últimos años. Tal ha sido el éxito, que el PSOE se ha encontrado con un contexto protagonizado por cifras previas a la crisis.

Sin embargo, de insistir en la senda de los impuestos, esa mejoría puede evaporarse y con ella la prosperidad de los ciudadanos. Por mucho que el Ejecutivo diga que no afecta a los españoles, lo cierto es que tanto el impuesto a los inversores extranjeros, como el Impuesto de Sociedades o el impuesto a la banca nos acabará afectando directamente a todos.

La creación de nuevas figuras tributarias provocará el empobrecimiento de las familias españolas ahora que habían conseguido levantar cabeza tras los perniciosos años de la crisis.

La Comisión Europea ya ha advertido esta semana que España sufrirá un severo frenazo en su crecimiento si no propicia las "condiciones adecuadas".

El Gobierno, prisionero de las prebendas económicas a independentistas vascos y catalanes, debería apostar por el control del gasto y dejar de lado la política intervencionista de los impuestos desmesurados. Todo lo demás, nos llevará al fracaso.