Opinión
Un mural de los terroristas de ETA en las calles del País Vasco. EP