Opinión
George Soros y Donald Trump.
Las obsesiones de Soros pasan por frenar el crecimiento de la ultraderecha europea rearmando ideológicamente a la izquierda populista

Aunque no lo crean, hay un especulador financiero multimillonario a los que los nuestros bondadosos escrachadores profesionales rinden pleitesía. Es húngaro, tiene 86 años y se llama George Soros. Este tiburón blanco del capitalismo preside la casa matriz del lobby radical en el mundo: la Open Foundations Society (OFS) expandida en 39 países y con un acaja de 900 millones de euros de presupuesto anual.

La OFS es un gobierno a la sombra, una poderosa red de fundaciones que riega dinero a oenegés y medios de comunicación dedicados a troquelar activistas de la izquierda radical que luego darán el salto a la política. Su objetivo final es difundir el sentimentalismo populista pastoreando a la progresía universal. Una disidencia controlada desde las mismas tripas del neoliberalismo. --Todo lo que usted necesita saber sobre los papeles de Soros--

La burocracia europea le tiene un miedo reverencial. Cuentan en los pasillos de Bruselas que Soros es un semidios que tiene comprado a medio Parlamento. Según unos documentos aireados por DCLeaks, cuidadosamente silenciados en nuestro país, entre sus personas de confianza en los laberintos del poder europeo aparecían los nombres de Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez  varios eurodiputados del PSOE. --Soros Unleashed--

El director en España de la Open Foundations Society (OFS) es Jordi Vaquer, ferviente admirador de Podemos, y uno de los miembros en el Consejo Asesor es el subdirector de eldiario.es, Juan Luis Sánchez. El digital de Nacho Escolar es uno de los medios españoles incluido en la lista de "posibles aliados", entre los que también se incluyen a El País, El Periódico o La Directa. --La Open Society de George Soros irrumpe en España a través de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Expresión--

Las filtraciones muestran que la Open Society ha estado muy activa en Cataluña. La fundación del magnate húngaro colaboró con 27.000 dólares para diversas actividades del altavoz separatista Diplocat y también con 24.949 para la paleolítica oenegé CIDOB. --El Diplocat recibió financiación de la fundación de George Soros--

Unas de las sociedades lobbistas hermanas que reciben dinero de Soros es el antiguo think tank progresista Transnational Institute (TNI), que ensalzó al fallecido líder de los indignados Stéphane Hessel, inspirador del movimiento 15M, y mostró inusitado interés en dar a conocer el encuentro planetario entre Ada Colau y Yanis Varoufakis. --Colau pagó tres noches en hotel de lujo a Varoufakis por una conferencia de un día--

El TNI tuvo en nómina a Gemma Galdón, responsable de la secretaria de programa de Podem Catalunya y miembro del Consejo Ciudadano estatal de Podemos, y directora de Éticas Research & Consulting, a quien Colau premió con un contrato a dedo de 12.000 euros. --La consultoría de Gemma Galdón (Podemos), contratada sin concurso por Jaume Asens--

Fundado por Susan George en los años setenta, el TNI tiene lazos fraternales con otras oficinas de atención del pensamiento único como la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC), la Fundación Ford y el Movimiento Occupy de los indignados de EEUU.

De Attac salió un tal Alberto Garzón, activo miembro del 15M y posterior caballo de Troya de Podemos en su desembarco y conquista de Izquierda Unida.

Las obsesiones de Soros pasan por frenar el crecimiento de la ultraderecha europea rearmando ideológicamente a la izquierda populista. Pero al húngaro le ha comido la tostada otro magnate que dentro de poco será mucho más influyente y peligroso que él: se llama Donald Trump y ya le ha hecho perder 1.000 millones de dólares.

A Soros, alquimista del dinero capaz de tumbar él solo la libra esterlina como hizo en 1992, le falló el olfato, apostó a que las bolsas se hundirían con la llegada del bravucón republicano y perdió porque estas le recibieron eufóricas. --Soros Lost Nearly $1 Billion After Trump Election, WSJ Reports--

Pero el benefactor de los okupas cometió un error mucho mayor: jugársela por Hillary Clinton. El húngaro se dejó un pastizal en su campaña. Abofeteado por la victoria de Trump, no se dio por vencido y financió en silencio el sitio Move On.org, la web que organizó las violentas protestas en las principales ciudades de EEUU al grito de "No es mi presidente".

Lejos de ser espontáneas, Wikileaks destapó que detrás estaba, como siempre, la mano negra del filántropo de la barricada, el desprendido altruista del cóctel molotov.

Galería de imágenes: