Opinión
Mariano Rajoy. Telecinco

Los sondeos siguen haciendo sonar alarmas en el PP. Hasta los que manejan internamente confirman la misma tendencia al alza de Ciudadanos, en la línea de los pronósticos de los que se están publicando en distintos medios de comunicación. Aunque sin «sorpasso».

Pero en Génova insisten en que ellos mantienen su hoja de ruta: las convenciones, los actos del partido y presentar iniciativas parlamentarias aunque las pierdan por no tener suficientes votos para sacarlas adelante.

El PP está viendo las orejas al lobo pero también creen que si aguantan hasta Navidad, incluso sin Presupuestos es probable que Rajoy pueda seguir sosteniendo el Gobierno hasta 2019, hasta agotar prácticamente la legislatura.

La tesis de Mariano Rajoy y por tanto de todo el PP es que no se puede extrapolar la conducta electoral autonómica en Cataluña a unas elecciones generales, ni en la misma Cataluña ni en el resto de España.

El fenómeno de escalada imparable de Ciudadanos en la mayoría de los sondeos nacionales del mes de enero sufrió un súbito enfriamiento con la publicación en febrero del barómetro del CIS, cuyas encuestas fueron realizadas en el mes de enero, en plena tormenta de sondeos nacionales que pronosticaban, cuanto menos, el sorpasso de Ciudadanos al PSOE, y los más atrevidos incluso certificaban que CS ya superaba incluso al PP.

Los resultados del barómetro del CIS venían a confirmar que Ciudadanos superaba a Podemos, pero no al PSOE no mucho menos al PP.

La encuesta electoral de NC Report publicada el domingo por LA RAZÓN se ha realizado cuarenta y cinco días después de la del CIS, y los resultados, aunque no son coincidentes, si guardan cierta similitud, por lo menos confirman el mismo orden; primero los populares, seguidos de socialistas y en tercer lugar Ciudadanos, al que el CIS mantuvo en cuarto lugar hasta el barómetro de enero.

En cuanto a porcentaje de voto LA RAZÓN sitúa a Cs con el 22,1% del voto, incluso 1,4 puntos por encima de la estimación del CIS, pero en tercer puesto, a 1,9 puntos del PSOE y a 5,8 del PP.

El voto popular nos es completamente intercambiable con el de Cs, como sucede con el voto del PSOE con respecto a Podemos.

Desde la aparición de Podemos se ha medido la distancia entre los dos partidos de la izquierda, los avances y retrocesos de uno y otro, y finalmente el sorpasso anunciado por algunos sondeos en 2015 y 2016, finalmente no se produjo. Y además el PSOE está recuperando voto.

Ahora parece que se pone el foco en los trasvases entre PP y Cs. Ciudadanos puede tentar al electorado más joven y urbano del PP, pero éste no es mayoritario, por lo que el PP puede resisitir este envite.