Opinión
El Chicle Telecinco

ABC informa este 10 de marzo de 2018 de la carta que José Enrique Abuín «el Chicle», encarcelado por el secuestro, la muerte y el posterior intento de ocultación del cadáver de Diana Quer, ha dirigido a sus padres en la que les pide que estén tranquilos «porque en siete años, estoy en la calle».

Este es el pensamiento que maneja el presunto criminal de la joven madrileña y quizá sea el que otros sujetos de esta calaña manejen ante la posibilidad de cometer una de sus atroces fechorías. Por eso es pertinente que la pena perpetua revisable, incluida en en Código Penal en 2015, se libere de la posibilidad de ser derogada si triunfa la proposición que manejan algunos grupos de la oposición.

Esta tipificación penal, solo aplicables a crímenes de especial gravedad, está implantada en todos los países de la UE, es admitida por el Tribunal de Derechos Humanos, la aplica la Corte Penal Internacional y el TC español no la ha objetado cuando se ha entregado a delincuentes condenados a esta pena.

Afortunadamente, Ciudadanos ha rectificado y, tras escuchar a Juan Carlos Quer y Juan José Cortés, padres Diana y Mari Luz, asesinadas en 2008 y 2016 respectivamente, defiende que «no se puede derogar hasta que no se resuelva el recurso pendiente en el TC». De paso, ha instado al PSOE a abstenerse en la propuesta lanzada por el PNV para acabar con este precepto que el propio partido naranja apoyaba hasta ayer mismo.

En tan solo un mes, se han recabado casi tres millones de firmas contra su eliminación, sencillamente porque los españoles lo apoyan masivamente.

Así lo recogía el sondeo de GAD3 publicado por ABC, en el que hasta un 80 por ciento se declara a favor de la medida. Y eran precisamente los votantes socialistas los que encabezaban el amplísimo grupo de partidarios de este tipo penal.

Pero el PSOE, hasta el momento, no piensa dar un paso atrás, haciendo ostentación de su proverbial demagogia en este tipo de asuntos y achicharrando la coherencia de su discurso que aconseja «escuchar a la calle». Pues aquí tiene un clamor que la carta del Chicle les debería ayudar a atender.