Periodismo
Carles Puigdemont, en Bruselas. CT
En el año del Brexit, un trauma de proporciones aún desconocidas para Reino Unido, el artículo más compartido del diario británico Financial Times en la red social Twitter no tiene como protagonistas a Theresa May, Nigel Farage o Boris Johnson

Hay que ser merluzos. Tienen algunos de los trolls independentistas el atenuante de no saber inglés, pero lo de otros, los que van de puros, listos y modernos, no hay por donde cogerlo.

"El mundo tiene un nuevo y heroico luchador por la libertad. De Gaulle, Gandhi, Mandela y ahora Carles Puigdemont", empieza la nota firmada por Robert Shrimsley, director editorial de Financial Times, quien cada semana publica en el rotativo británico una columna de carácter satírico.

Tanto en su página web como en la edición en papel el titular elegido fue el de 'Catalonia calling for the leader of the government in exile' ('Cataluña reclama al líder del gobierno en el exilio'), pero resultaba más sugerente el que escogieron para la portada del periódico: 'A martyr in Brussels' ('Un mártir en Bruselas'), que lleva de subtítulo la frase 'Ah Puigdemont, Las Ramblas is calling ('Ah Puigdemont, te reclaman Las Ramblas').

Deslumbrados por el milagro de ver en uno de los medios más prestigiosos del mundo emparejado el nombre del prófugo Puigdemont al de gigantes de la Historia como Charles de Gaulle, Gandhi o Mandela, furibundos indepes como el eurodiputado Ramon Tremosa o el cantautor y diputado Lluis Llach, compartieron en Twitter y Facebook el texto sin darse cuenta de que era una pieza de coña.

En lugar de percibir la venenosa ironía de Shrimsley, tomaron sus palabras como literales dando por buenas las semejanzas de expresidente catalán con el líder que encabezó la lucha de la Francia libre contra los nazis, el pacifista indio que desafió al colonialismo británico, y el dirigente sudafricano que combatió el apartheid.

Lo de Tremosa y Llach, como resalta Álvaro Sánchez  en 'El País' este 25 de diciembre de 2017, no fue único: otros muchos partidarios de romper España y proclamar la Republica Catalana agradecieron la comparación al Financial Times  y compartieron la sátira tras interpretarla como un espaldarazo internacional al independentismo.

En el año del Brexit, un trauma de proporciones aún desconocidas para Reino Unido, el artículo más compartido del diario británico Financial Times en la red social Twitter no tiene como protagonistas a Theresa May, Nigel Farage o Boris Johnson.

Ni siquiera a la Unión Europea, tan denostada por sus contrarios de las Islas. El nombre propio del tuit más compartido en 2017 en el principal periódico financiero global es el de  Puigdemont.

En el artículo se recrea una ficticia conversación entre Puigdemont y un ayudante, en un restaurante de Bruselas. A continuación, se reproducen algunas partes de dicho diálogo inventado:

'A martyr in Brussels' ('Un mártir en Bruselas')

  • - Carles Puigdemont: "Creo que comenzaré con el escabeche".
  • - Ayudante: "Madrid ha imputado a nuestros camaradas. Están hoy en el juzgado".
  • - CP: "Diles que sean valientes. Coraje para mis amigos [frase que reproducen en catalán]. Estoy con ellos en espíritu".
  • - A: "Creo que ellos preferirían que estuvieras en persona".
  • - CP: "No. Necesito seguir libre para inspirar a nuestra gente, para movilizar la opinión, para planificar nuestros próximos pasos".

En la conversación, ambos barajan entonces crear un gobierno en el exilio, una opción que sugiere el ayudante y a la que Puigdemont responde con un "quizás".

Después, el 'expresident' y su consejero pasan a hablar sobre la posible vuelta del político a Barcelona, ante lo que el ayudante no duda en mencionar a Gandhi.

  • - Carles Puigdemont: "Necesitaría garantías [para volver a Barcelona]".
  • - Ayudante: "¿Qué? ¿Un buen billete de vuelta [el término que utiliza es 'buffet car', que hace referencia a los vagones restaurante de los trenes]? No obtendremos ninguna garantía. ¿Ghandi tenía garantías? No crea que no sabemos a quién ha contratado como abogado".
  • CP: "¿Qué pasa con él?".
  • A: "Es un abogado especializado en peticiones de asilo. Estás planeando dejarnos tirados".

Tras bromear sobre Paul Bekaert, el abogado belga especialista en terroristas etarras contratado por Puigdemont, Shrimsley vuelve entonces a abordar el posible retorno de Puigdemont a España.

  • Ayudante: "Tienes que regresar. Debes volver a salir ante la multitud y desafiar a los españoles para que te arresten".
  • Carles Puigdemont: "Pero, ¿y si lo hacen?".
  • A: "Entonces el mundo sabrá la verdad sobre la democracia española".
  • CP: "Pero estaré en prisión".
  • A: "Pero tu nombre estará en todas partes. Serás nuestro héroe, nuestro líder, nuestro mártir".
  • CP: "Lo de héroe y líder me gusta. Definitivamente estoy preparado para eso. Pero lo de mártir... Están hablando de penas de 30 años. Os dije que pasaría: 'No presionéis para conseguir la independencia. A Madrid no le va a gustar'. Pero todos vosotros sabíais más. Me llamasteis traidor. Ahora nos encerrarán y arrojarán la llave. Podría haber conseguido más competencias en cuanto a impuestos. ¿Por qué insististeis todos en la declaración de independencia?".
  • A: "Porque somos separatistas, no nacionalistas fiscales. ¿Qué esperabas? Nada que valga la pena es indoloro".

Shrimsley continúa entonces con la broma, para lo que se imagina a Puigdemont diciendo que él solo pensó en que tendría calles con su nombre y en que podría "pasar el rato con Lionel Messi".

Además, el director editorial se burla de la situación sugiriendo que el 'expresident' quiere dar un discurso desde Bruselas como el que proclamó De Gaulle el 18 de junio de 1940.

De todos modos, la parte más interesante es la que expone el final del artículo, donde abordaba las elecciones del 21-D, para las que faltaban entonces mes y medio:

  • Carles Puigdemont: "Junqueras puede liderar la campaña desde dentro. Yo puedo movilizar el apoyo desde aquí".
  • Ayudante: "Debes unirte a él. Lucha por la causa, muere por la causa".
  • CP: "Veo un fallo en ese plan...".
  • A: "Nos has traído hasta aquí. Llévanos el resto del camino. Regresa. Enfréntate a la pena de prisión. Sé nuestro mártir".
  • CP: "Perdona, pero me voy a reunir con un agente inmobiliario que va a enseñarme algunas casas y después tengo que escribir un discurso: sin rendición, 'sense rendicio'. Pásame la mantequilla".