Periodismo
Toni Comín pidiendo pasta. Agencias

Toni Comín es uno de los fugados del Govern, uno de los que se marchó como un héroe para llevar a Europa el conflicto independentista con España, pero que en las últimas horas se ha convertido en un auténtico traidor a la causa. Comín no entrega su acta de diputado que necesitan los separatistas para sumar en la investidura y el lío está servido.

Sí lo hicieron otros tres compañeros de huida del mismo ERC; Lluís Puig, Meritxel Serret y Clara Ponsatí, abandonando su acta de diputados este domingo 28 de enero de 2018, pero ni por esas se mueve Comín.

Andrea Levy defendiéndose de los vomitivos ataques de Toni Comín en RAC1.

El Confidencial se desmarcaba este lunes 29 de enero de 2018 con un perfil lapidario contra el golpista fugado bajo sintomático título: 'Todo por la pasta':

Toni Comín ha caído en desgracia dentro de ERC. "Lo único que le interesa son los cargos y el dinero. Si en Convergència le hubiesen ofrecido plaza y cargo, hubiera aceptado igualmente", le describe un veterano político que le conoce muy bien.

Personalmente, le califican de soberbio y de "poco de fiar", políticamente hablando, claro, porque "se cree el ombligo del mundo". 

El diario digital explica cómo Comín ha hecho muchas horas de pasillos en su vida política, pasando por hasta tres partidos (Ciudadans Pel Canvi, el PSC y finalmente ERC donde llegó a ser conseller de Salud).

En Twitter se lo están pasando en grande a costa de Toni Comín, pero si hay un meme que defina al golpista fugado es este: