Periodismo
Roger Torrent llama a Puigdemont pero pasa de él. Agencias

La rumorología desatada este 30 de enero de 2018 en el que Roger Torrente decidió aplazar el Pleno de investidura del Parlament se centraron en las llamadas que el presidente de la cámara realizó al prófugo Puigdemont. Torrent aplaza el Pleno pero se pone chulo y seguirá retando al Estado y a los tribunales.

Todas las fuentes coincidieron en que el expresident no cogió las tres, cuatro o cinco llamadas de Torrent, enfadado con la decisión del de ERC de aplazar la fecha. Puigdemont desde su exilio trata de apretar ahora al presidente del Parlament tal y como a él le apretaron desde todos los ámbitos aquel día en que se declaró la no independencia de la república catalana.

Para qué se quiere más en Twitter: todo son risas con las comunicaciones entre Torrent y Puigdemont: