Periodismo

El barcelonés Alfred García jamás ha ocultado sus simpatías con el independentismo. Es como Gerard Piqué, otro que hará carrera insultando a España pero llenándose los bolsillos en Eurovisión. ¿Qué será lo próximo? ¿Que Pep Guardiola se haga con las riendas de la Selección española? Aquí hay más tontos que botellines.El pasado independentista del catalán Alfred, representante de España en Eurovisión 2018

Cuenta El Mundo que en su primera cuenta oficial de Instagram -el programa le abrió la segunda cuando entró en la academia de TVE-, aparecen compartidas dos fotografías que tomó el 11 de septiembre de 2014 durante la celebración de la Diada, la Fiesta Nacional de Cataluña.Amaia y Alfred: no ganarán Eurovisión pero se besarán en directo y serán felices

En el texto que acompaña dichas imágenes, está recogida la postura política de Alfred con mayor claridad. Así lo reflejan sus hashtags: #Independencia, #WeWantIndependence (Queremos la independencia, en inglés) y #VotarEsNormal.

El 30 de diciembre Alfred y su compañera Nerea ya entonaron El Segadors con el puño en alto frente a las cámaras de la academia. Como el himno catalán, escrito por Emili Guanyavents en 1899, se ha convertido en cántico habitual de las concentracio-nes independentistas -sus estrofas recogen un romance acontecido en 1640 durante un motín campesino-, los dos participantes no tardaron en ser blanco de críticas en Twitter e Instagram.Amaia y Alfred representarán a España en Eurovisión en plan Sergio y Estíbaliz

Igual de comentada fue la ocasión en la que García cogió la guitarra dentro del concurso para tocar canciones de Txarango, grupo barcelonés de fuerte discurso secesionista que puso banda sonora a la campaña de la CUP para el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre.

Y es de traca que sea la TVE del PP la que envíe a este chico que acredota galones en su apoyo al separatismo. Un ridículo solo comparable al que hicimos cuando enviamos a Rodolfo Chikilicuatre, el personaje interpretado por David Fernández que hizo lo propio en 2008, salido de la factoría de otro separatista como Andreu Buenafuente.