Periodismo

Antonio Baños es el exportavoz de la CUP que después de las eleciones de 2015 salió a decir que el independentismo no tenía la suficiente cantidad de votos para iniciar una independencia. Le hicieron caso omiso a tenor del devenir de los acontecimientos, demostrado su organización anticapitalista y antisistema que de coherencia va justita.

Como justito va el propio Antonio Baños de tolerante, de salero y de gracia, pues lo que para cualquier otro español podría haber quedado humorístico o simpático, imitar el acento de los compatriotas de alguna comunidad en concreto, en el caso de Baños resulta supremacista y xenófobo. Y se lo tienen merecido los independentistas.

Lo que le molestaba a rabiar al independentista Baños es que hubieran titulado un foro en Sevilla en el que iba a participar y anunciaba lo propio Enric Juliana 'El embrollo catalán', porque para ellos no es un embrollo, es una causa, una razón de su existir.

Así que Antonio Baños ha demostrado ser como Junqueras, un supremacista que vive sus peors días pisoteado por el Estado español. El propio Enric Juliana se sumó a la paliza tuitera: