Periodismo
Ana Pardo de Vera y el tuit sobre el crimen que no existió. PD

La Guardia Civil investiga la muerte de cuatro personas, un matrimonio y sus dos hijas, cuyos cadáveres han sido hallados este lunes en su domicilio del municipio de La Orotava, en el norte de Tenerife. El hombre, un brigada del Ejército, estaba ahorcado, mientras su esposa y las dos niñas, de tres y cinco años, no presentaban aparentes signos de violencia.

Fuentes de la investigación han informado de que en la vivienda se encontró una carta manuscrita, aunque no han facilitado más detalles sobre su contenido ni sobre su posible autor.

Los primeros datos recabados por la Guardia Civil descartan que se trate de un caso de violencia machista. Las fuentes consultadas avanzan como principal hipótesis un parricidio: que el matrimonio hubiese matado a las pequeñas y a continuación se suicidase.

Eso no impidió que la directora de 'Público', Ana Pardo de Vera, se sumara a utilizar este crimen como pancarta feminista haciendo demagogia de una tragedia:

Esta vez ese sentimentalismo tan útil para que el público se sienta autocomplacido le ha salido por la culata.Y son los mismos a quienes les fascina señalar con el dedo a los 'manipuladores' de información (pongamos el caso de RTVE) y lleva lacitos negros contra la desinformación a la que tanto contribuyen vía Twitter.

El feminismo de pancarta de Pardo de Vera es para hacérselo mirar porque da rubor exhumar cómo Pardo de Vera se quejaba de que la miraban con lascivia en la calle y hasta en un taxi. Ser feminista las 24 horas no es fácil. --¡Joder con la clase obrera! La directora de 'Público Today' se queja porque un taxista le dio demasiada conversación--

El cadáver del padre de la familia, de 43 años, un suboficial del Ejército a quien sus vecinos conocían por el sobrenombre de El Bicho, fue encontrado suspendido de una cuerda. Los cuerpos sin vida de la mujer, de 32 años, y de las dos hijas estaban tendidos en una cama en otra habitación. Los investigadores no encontraron ningún rastro de que hubiesen sufrido violencia.

A estas horas, Pardo de Vera todavia no ha pedido perdón por este grosero error.