Periodismo
Risto Mejide niega estar detrás de Cabronazi. EP
El negocio de ser Cabronazi: 370.000 euros anuales robando contenido de internet

Vete tu a saber. Cabronazi es uno de los mayores referentes del humor en redes sociales, pero gran parte de su contenido pertenece a personas que no ven un duro. Esa es la clave de éxito empresarial.

Lo que empezó siendo una simple página de Facebook a día de hoy se ha convertido en un fenómeno viral que engancha a 25 millones de usuarios dentro y fuera de España.

Las cifras no mienten: Cabronazi tiene 12 millones de seguidores en Facebook, 3,7 millones en Instagram y 266.000 en Twitter. Además, ha montado un grupo de webs propias y mueve unas cifras de negocio que casi nadie podría esperar.

Sin embargo, también tiene su lado oscuro y este jueves, 9 de agosto de 2018, en el centro de la polémica tras empezar a correr el rumor de que el omnipresente Risto Mejide está detrás de Cabronazi.

Ha sido la publicación de un artículo, que desvela las estratosféricas cifras que se embolsan los misteriosos dueños de la famosa cuenta de humor de Facebook, cuando se ha calentado la cosa.

El asunto ha dado para que muchos se vuelvan a preguntar quién está detrás de este anónimo perfil y un usuario de Twitter ha teorizado con que podría tratarse de Risto Mejide.

El publicista y juez de Got Talent ha querido desmentir esta información y ha aprovechado su mensaje para lanzar una ácida crítica contra la cuenta viral.

UNA EMPRESA MUY CABRONA

Cabronazi nació en enero de 2015 en un bar, donde al parecer se reuníeron tres amigos y decidieron abrir una página en Facebook para publicar todo el material que les llegaba por Whatsapp.

Un año después, y visto el éxito de sus publicaciones, los creadores entendieron que había llegado el momento de sacarle un rendimiento económico a aquello. Fue el 18 de enero de 2016 cuando se constituyó la empresa Cabsodisa SL.

Según las cuentas presentadas en el Registro Mercantil, Cabsodisa SL facturó nada menos que 369.784 euros en 2017, obteniendo un beneficio de 1.806 euros y un activo total de 256.388 euros.

Una de las claves del asunto, ha sido desde el origen el 'anonimato'. su anonimato. En algunas entrevistas aseguraban que tras la página se encontraban tres personas, pero nadie sabía sus nombres, ya que guardaban un hermetismo casi perfecto.

Así, una página que en su web y sus perfiles en redes sociales había llegado a 25 millones de usuarios conseguía mantener en privado su secreto más valioso: la identidad de los fundadores.

Sin embargo, la constitución de la empresa Cabsodisa SL en enero de 2016 puso luz a uno de los impulsores: Carlos Soria Bernardo, actual administrador único de la compañía, que es la cara visible de la empresa, al menos ante Hacienda.