Periodismo

«Es políticamente incorrecto creer en la existencia del Club Bilderberg, dudar de que el cambio climático sea generado por el interés de unos pocos hombres. Es políticamente incorrecto denunciar que la vacuna contra la gripe A atenta contra nuestro sistema inmunológico, que Obama no es quien asegura ser y que el núcleo duro de la masonería maneja los hilos del mundo. Es políticamente incorrecto pretender vivir libremente en África y es políticamente incorrecto escribir este libro».

Los amos del mundo están al acecho (Temas de Hoy), el nuevo libro de la mayor experta en el Club Bilderberg del mundo, Cristina Martín Jiménez, es un libro explosivo que denuncia los planes ocultos de la más peligrosa élite financiera y de poder del mundo, una llamada de atención a la pasividad de las fuerzas democráticas y un grito de advertencia sobre un peligro mucho más real de lo que aparenta.

Porque los amos del mundo son manipuladores profesionales y expertos en utilizar los medios de comunicación social para estimular a la población según su conveniencia. Porque, paradójicamente, en la «sociedad de la información» es más difícil que nunca captar la esencia y el trasfondo de sus acciones, diferenciar la verdad de la mentira, la realidad de la apariencia, el dato tergiversado del certero... Si deseas «vivir en la ignorancia» es mejor que no leas este libro; si, por el contrario, quieres tener todas las claves para conocer lo que se decide entre bambalinas y afecta directamente a tu vida, adéntrate en sus páginas.

Cristina Martín Jiménez, periodista y escritora nacida en Sevilla, está considerada una experta mundial en el Club Bilderberg y es requerida desde distintos países como conferenciante sobre este tema. Fue la primera autora del mundo en publicar un libro dedicado exclusivamente a este controvertido grupo (El Club Bilderberg. Los amos del mundo, 2005).

«Como ciudadana me considero engañada por las altas y las bajas esferas del poder y como periodista me veo obligada a denunciarlo (...). Desde hace años, los políticos títeres de todos los rincones del mundo están pidiendo la universalización de la educación, un dictado de la ONU que anhela la implantación definitiva del pensamiento único. Un solo planeta pensando igual y actuando del mismo modo no sería un mal asunto a priori, siempre y cuando los valores a extender fueran los buenos y no los malos, que es realmente el modelo que nos ofrecen los amos del mundo. Se trata de un modelo podrido y envuelto en papel celofán para que caigamos en su trampa de creer que es un regalo (...). El ser humano ha nacido para ser libre e independiente, pero el sistema ha sido creado por los amos del mundo para que seamos dependientes y esclavos de él (...). Estamos a la espera de una época inédita, la que diseñan los amos del mundo».

UN LIBRO CENSURADO

«Este libro que hoy puede leer usted ha estado desaparecido en España durante casi siete años (...). A pesar del interés que despertó fue borrado de la faz de la tierra. Las personas que querían leerlo no lo encontraban por ninguna parte y denunciaron su desaparición en las llamadas redes sociales. Se había esfumado dejando un rastro de preguntas, incertidumbres y silencios Ahora vuelve a España, pero a finales de 2015 se publicó en Uruguay, donde se convirtió en uno de los libros del verano, alcanzando los primeros puestos de las librerías (...). Ha regresado en un momento excelente porque los acontecimientos ocurridos en este tiempo han generado en las personas un impulso para cuestionarse determinados aspectos sobre el poder y los medios de comunicación a los que antes no prestaban atención».

EL BULO DEL CAMBIO CLIMÁTICO

«Hace más de una década, el núcleo duro del Club Bilderberg se reunió en secreto mientras el resto de los invitados se divertían jugando al golf. Estaban planeando una nueva estrategia para dar un paso más en su deseo de imponer un gobierno mundial. La expresión de David Rockefeller se mantuvo tan serena como acostumbraba cuando interrumpió al grupo para expresarle su última y genial gran idea.

—Digámosle a los ciudadanos que todos tenemos que luchar contra un gran peligro que amenaza nuestra propia existencia: el cambio climático —apuntó el banquero—. Pero para que este plan sea efectivo hay que añadirle la coletilla “provocado por el hombre” porque si no convencemos a la gente de que lo provocamos nosotros, no sería posible que pudiéramos luchar contra él para cambiar los problemas que supuestamente hemos generado».

«Sus métodos de control social, basados en el engaño y la mentira, actúan contra natura y deben ser erradicados para que la justicia y la verdad se impongan como artífices de la convivencia entre las diferentes regiones de la tierra, actualmente sometidas a sus falacias y abusos».